Acontecer marítimoDestacado

De cómo Grimaldi altera el centro de gravedad en Baleares

En Italia se sigue con igual o mayor interés los movimientos de GNV y Grimaldi ante su próximo desembarco en el mercado español. Solo que, en principio, hay algunas diferencias apreciables: GNV irrumpe en apariencia en solitario como tercer operador y Grimaldi ha cerrado un acuerdo con Antonio Armas Fernández para la compra del sector de Baleares en manos de Naviera Armas Trasmediterránea, lo que incluye cinco barcos y el traspaso de las terminales marítimas de Baleares, Barcelona y Valencia.

La apetencia de Emanuele Grimaldi sobre Trasmediterránea no es nueva. En octubre de 2014, con motivo de la 18º Convención Euromed celebrada en Creta, Grimaldi declinó entonces pronunciarse “porque si digo que me interesa sube el precio de compra”, recuerda Nicola Capuzzo en un artículo publicado en el digital marítimo italiano Italyshipping.it. E incluso antes de que Antoni Armas Fernández comprara Trasmediterránea, Grimaldi había movido ficha con José Manuel Entrecanales, solo que entonces no hubo acuerdo.

Ahora, siete años después de aquella respuesta bien calculada, Grimaldi será el nuevo propietario de la cartera de mercado y la flota de Trasmediterránea en Baleares. Con ello se le abre la puerta de entrada al gigante italiano en un mercado ya existente. Parece ser que con esta decisión se ha adelantado a su oponente Gianluigi Aponte, el hombre fuerte de GNV, que también mostró interés y conoce los números del mercado balear. En cierto modo, la Trasmediterránea de Acciona les enseñó el camino cuando comenzó la moda de fletar barcos italianos para atender tráficos domésticos en detrimento de la flota propia. En los últimos tiempos, GNV ha dado muestras de un gran dinamismo, teniendo para ello un considerable respaldo financiero como filial de MSC.

Nicola Capuzzo pone el acento en el regreso de Ettore Morace al frente de la “nueva” Trasmediterránea de Grimaldi. Este directivo tiene un largo recorrido en el sector (Alisur, Tirrenia, Ustica Lines, Malta Shipbrokers International…) y conoce bastante bien las fortalezas y debilidades de Baleares, pues también trabajó para Balearia. Según el citado articulista, en el acuerdo entre Grimaldi y Antonio Armas, “el experto Morace ciertamente tuvo el papel de mediador, facilitador y garante, por lo que es natural que sea el futuro jefe de la compañía controlada por el grupo italiano que se hará cargo de los barcos españoles, terminales y líneas”.

¿Cuáles serán ahora las intenciones de GNV en España debido a la entrada dominante de Grimaldi en las mismas rutas de Baleares?, se pregunta Capuzzo y nos preguntamos quienes seguimos con especial interés el sector marítimo. La respuesta se conocerá a corto plazo. En todo caso, el desembarco de Grimaldi en Baleares, que viene para quedarse y crecer y crecer, ha estremecido la aparente tranquilidad en la que en los últimos años se ha desenvuelto el transporte marítimo en la región, en el que Balearia ha tenido hasta ahora una posición ágil y dominante.

Como decíamos en un artículo anterior, la competencia ve con recelo la entrada de los italianos en Baleares. No es para menos. La correlación de fuerzas altera a partir del próximo verano el centro de gravedad que ha tenido hasta ahora. Otros temen que la moda italiana se extienda más allá de los límites geográficos anunciados. Mientras tanto, un sigiloso Vicente Boluda observa con detalle la evolución de los acontecimientos, aunque está bien pertrechado y conoce a sus colegas. Abierta la puerta de Baleares a GNV y Grimaldi, queda la duda de lo que pueda suceder a corto y medio plazo en el sector marítimo español. O quizás pueda vaticinarse. Es cuestión de tiempo.

Foto: Grimaldi

Anterior artículo

La varada del “Harmony of the Seas”, un hito de Navantia Cádiz

Siguiente artículo

Morace toma contacto con Trasmediterránea en Baleares