Acontecer marítimoDestacado

De cómo el negocio marítimo cambia de la noche a la mañana

De pronto, la aparente tranquilidad en la que en los últimos años se ha desenvuelto el transporte marítimo en Baleares ha conocido una sorpresa que ha estremecido el sector. Dicho de otro modo, la correlación de fuerzas ha sufrido un serio e inesperado revés cuando el mercado todavía está ralentizado por los efectos de la pandemia sanitaria y financiera del coronavirus. El anunciado desembarco de GNV en julio próximo como tercer operador en las únicas líneas donde puede captar una parte del mercado –Menorca no le interesa–, ha quedado oscurecido por la jugada maestra de Antonio Armas Fernández, que ha cerrado un acuerdo con Grimaldi para venderle el mercado de Trasmediterránea en Baleares.

Un acuerdo mediante el cual Grimaldi compra cinco barcos –“Ciudad de Palma”, “Ciudad de Granada”, “Ciudad de Mahón”, “Volcán del Teide” y “Volcán de Tijarafe”– y asume el traspaso de las concesiones de Trasmediterránea en los puertos de Valencia y Barcelona más otros bienes inmuebles ubicados en Baleares. Lo cual quiere decir que Grimaldi copa todo el mercado que Trasmediterránea tiene en la región. A partir de ahí comienza una nueva etapa, en la que el primer objetivo consiste en recuperar cuota de mercado y crecer con la capacidad y decisión de un líder. 

GNV y Grimaldi son dos grandes entre los grandes. Ambos tienen músculo financiero suficiente para resistir pérdidas todo el tiempo que haga falta con tal de imponerse a la competencia. En el sector se dice que la noticia publicada el pasado 13 de abril provocó un terremoto en Baleares, Barcelona y Valencia. La onda expansiva ha llegado a Tenerife y ha puesto en guardia a los actores intermedios, por si acaso. Y para más in-ri, el director general de la nueva sociedad que gestionará los intereses de Grimaldi en Baleares será Ettore Morace, quien hasta hace unos meses trabajó en la región, sabe bien a lo que se enfrenta y conoce las fortalezas y las debilidades del sector. 

Resulta obvio que los italianos de GNV (si es que finalmente llega) y Grimaldi vienen a por todas. Conocen el mercado y los números de Baleares igual o mejor que los actuales operadores. En cierto modo, la Trasmediterránea de Acciona les enseñó el camino cuando se impuso la moda de alquilar barcos ajenos en detrimento de la flota propia. Quienes transitan en el entramado marítimo del archipiélago balear afirman que en el caso de GNV es la respuesta a un error de cálculo a una desproporcionada medición de fuerzas. Lo cual, siendo anecdótico no deja de ser probable, y tiene visos de realidad, en el sentido de que quizás aquella petulancia haya contribuido a estos lodos.

Antonio Armas Fernández, que ha negociado el acuerdo en primera persona con Emanuele Grimaldi –la foto que acompaña resulta elocuente– ha sorprendido y ha dejado perplejos a sus contendientes. Se repliega a sus cuarteles de invierno y se centra en lo que siempre ha sido su ámbito estratégico, es decir, Canarias, más el Estrecho, mar de Alborán y las líneas de Cádiz y Huelva. En el pasado ha superado crisis sectoriales y siempre ha remontado. No lo ha tenido fácil, pero lo ha logrado. Mucho antes de que soñara con la compra de Trasmediterránea, Naviera Armas le había plantado cara y le ganó la partida en la línea Motril-Melilla y el norte de Marruecos y le dio un susto serio en la línea de Huelva.

La competencia ve con recelo la entrada de los italianos en Baleares y no es para menos. La correlación de fuerzas a la que aludíamos al principio pierde a partir del próximo verano el centro de gravedad que ha tenido hasta ahora. Otros temen que la moda italiana se extienda más allá de los límites anunciados. Mientras tanto, Vicente Boluda levanta la ceja y observa con detalle la evolución de los acontecimientos, pero está bien pertrechado. Abierta la puerta de Baleares a GNV y Grimaldi, nunca se sabe lo que puede ocurrir en un futuro a corto y medio plazo. Y con esto, a buen entendedor, poco más hay que decir.

Foto: shippingitaly.it

Anterior artículo

El buque rolón “Isla de los Volcanes” (1987-2012)

Siguiente artículo

Todo preparado para la puesta a flote del submarino S-81