Acontecer marítimoDestacado

Cuando los retrasos no solo son imputables al barco

La presencia de un solo práctico en el puerto de Santa Cruz de La Palma para atender las maniobras de tres barcos y la discutible decisión de éste de dar preferencia al crucero de turismo “Marella Dream”, que llegó con bastante demora sobre su horario programado, debido, en origen, al caos originado en el aeropuerto de Gatwick, ha implicado una cadena de retrasos que han acabado perjudicando seriamente a los pasajeros del ferry “Volcán de Taburiente”, tanto a los de la línea de La Palma como los de La Gomera en sus respectivos enlaces con el puerto de Los Cristianos.

Como si de un efecto dominó se tratase, en esta ocasión el capitán del crucero de turismo, que en ocasiones anteriores ha preferido atracar de proa a la ciudad, hoy lo hizo proa hacia fuera y con la ayuda de un remolcador debido al viento reinante, por lo que tuvo que hacer el reviro dentro de la bahía. Casi una hora llevó la maniobra, tras lo cual salió el “Benchijigua Express” y a continuación entró el “Volcán de Taburiente”, que son mucho más ágiles y rápidos.

A consecuencia del retraso acumulado, este buque llegó fuera de hora a Los Cristianos, momento en el que coincidieron tres barcos de Naviera Armas para operar en el mismo atraque. Malestar de los pasajeros a bordo, que no tienen por qué entender de prioridades en los atraques y si a ello le sumamos otras operaciones necesarias, como el relleno de combustible del “Volcán de Tirajana”, podemos entender fácilmente la importancia que tiene el tráfico regular, la preferencia debida, el cumplimiento de los horarios y cómo causas ajenas complican, y mucho, que se pueda ofrecer un servicio de calidad con todo lo que ello implica.

Foto: José Javier Pérez Martín

Anterior artículo

La línea Santa Cruz de Tenerife-Agaete cumple 24 años

Siguiente artículo

Líneas Romero ampliará flota con el catamarán "Don Juan"