De la mar y los barcosDestacado

Cuando el “Michelángelo” vino a Tenerife en viaje inaugural

A la historia contemporánea del puerto de Santa Cruz de Tenerife pertenece la elegantísima estampa marinera del trasatlántico italiano “Michelángelo”, exponente extraordinario de la industria naval de su país de origen que alcanzó su cúspide en la década de los años sesenta, con la construcción de este buque y la de su gemelo “Raffaello”. Durante su dilatada existencia, la compañía Italia di Navigazione mantuvo una estrecha relación con el puerto tinerfeño, tanto en las escalas regulares de las líneas de Venezuela y el Pacífico vía canal de Panamá, como en cruceros de turismo.

Construcción número 1.577 del astillero Ansaldo, factoría de Sestri Ponente, Génova, el 16 de septiembre de 1962 resbaló por la grada en una ceremonia inolvidable en la historia de la construcción naval de Italia. Tendrían que transcurrir más de dos años y medio hasta su entrega oficial en abril de 1965. El 4 de mayo siguiente arribó por primera vez al puerto de Santa Cruz de Tenerife en viaje inaugural y el 12 de mayo siguiente se estrenó en su primer viaje en la línea regular Génova-Nueva York.

Un año después, el 12 de abril de 1966, el buque sufrió daños severos a consecuencia de una tormenta en el Atlántico norte y su nombre saltó a las primeras páginas de la prensa internacional. La competencia de las líneas aéreas hicieron que alternara con los cruceros de turismo y en plena crisis del petróleo, en julio de 1975 quedó amarrado en Génova y a partir de septiembre de 1976 en La Spezia.

En medio de una fuerte crispación nacional, ambos buques fueron vendidos en febrero de 1977 el Gobierno de Irán en tiempos del Sha de Persia para su utilización como transportes y acuartelamientos flotantes. El 8 de julio del citado año el buque “Michelángelo” zarpó de Génova rumbo a Bandar Abbas, donde tendría su base a partir de entonces. En su nueva etapa mantuvieron sus nombres originales, haciendo con ello honor a la memoria de los extraordinarios protagonistas del Renacimiento italiano.

Ambos buques sufrieron graves daños durante la guerra Irán-Irak y así como el buque “Raffaello” resultó alcanzado por un torpedo en febrero de 1983 y se hundió –en 2006 se procedió a remover los restos del pecio–, el buque “Michelángelo” se vendió en junio de 1991 para desguace, siendo remolcado y desmantelado en Gadani Beach (Pakistán).

De 45.911 toneladas brutas, 24.572 toneladas netas y 9.192 toneladas de peso muerto, medía 276,20 m de eslora, 30,10 m de manga y 10,40 m de calado. Disponía de alojamiento para 1.775 pasajeros y estaba propulsado por cuatro turbinas de vapor Ansaldo, con una potencia de 64.902 kW sobre dos ejes, que le permitía mantener una velocidad de 26,5 nudos. Código IMO 5234113.

Foto: vía Nicolás Arocha

 

Anterior artículo

“Finlandia”, de Eckerö Line, un cruise ferry del siglo XXI

Siguiente artículo

El primer A350 de Aeroflot, protagonista en Barcelona