De la mar y los barcosDestacado

Cuando el capitán del buque cubano “Río Jibacoa” desertó en Ferrol

En febrero de 1966, mientras el buque de bandera cubana “Río Jibacoa” se encontraba reparando en el puerto de Ferrol, a donde había llegado remolcado por el remolcador español “Finisterre”, aprovecharon la oportunidad para desertar el capitán del buque, Francisco Daltabuilt y el timonel Manuel Fernández. Hecho que, como nos recuerda Julio A. Rodríguez Hermosilla –autor de las fotos que acompañan–, sucedía con cierta frecuencia cuando los buques mercantes de la recién instaurada Revolución liderada por Fidel Castro hacían escala en los puertos españoles y extranjeros. Solo en 1966 desertaron 15 tripulantes de buques cubanos, la mayoría en puertos españoles, mientras que en 1965 lo habían hecho 14, en su mayor parte en Japón y otros países.

Este buque, al que recordamos verlo maniobrando y atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife descargando sacos de azúcar cubano con las letras ECA pintadas en rojo, era uno de los mercantes de altura que tenía Cuba al triunfo de la Revolución, entre los que destacaban los buques «Las Villas», «Camagüey», «Oriente» y «Habana», construidos en EE.UU., así como varios procedentes de la Segunda Guerra Mundial y otros de Canadá, algunos de los cuales no llegaron a enarbolar bandera cubana.

En 1957 se incorporó a la flota mercante del país caribeño recién adquirido de segunda mano por Naviera de Navas –controlada por el armador J. de Navas Escuder–, siendo inscrito en la matrícula naval de La Habana y transferido en 1958 al Banco Cubano de Comercio Exterior, que había financiado su adquisición. Del citado Banco dependían, asimismo, los buques mercantes “Río Caonao” y “Río Damuji”.

En 1959 pasó a formar parte de la Oficina de Fomento Marítimo Cubano. El 3 de mayo del citado año, en viaje de Savannah a La Habana, embarrancó a unas cuatro millas al este de Cayo Bahía de Cádiz, siendo reflotado nueve días después sin que se apreciaran daños de importancia. A partir de 1961 y sin cambiar de nombre enarboló la contraseña de la Empresa Consolidada de Navegación Mambisa, siendo mantenido a base de grandes esfuerzos por parte de sus tripulaciones, pues el buque acusaba un prematuro envejecimiento, de modo que sería vendido para desguace en 1969 y desmantelado en España.

Construcción número 1.016 del astillero Ligthows Shipbuilding Co., Port Glasgow, salió a navegar en diciembre de 1946 con el nombre de “Coulbreck” y contraseña de la compañía británica Dornich Shipping Co. Ltd. En 1954 pasó a poder de Glen & Co., de la misma nacionalidad y ahora renombrado “Dundrennan”.

De 3.654 toneladas brutas y 5.850 toneladas de peso muerto, medía 112,30 m de eslora total, 15,12 m de manga, 7,60 m de puntal y 6,60 de calado máximo. Tenía cinco bodegas con una capacidad de carga de 309.134 pies cúbicos y estaba propulsado por una máquina alternativa de triple expansión –fabricada por Rankin & Blackmore Ltd., en Glasgow–, que tomaba vapor de dos calderas, desarrollaba una potencia de 1.800 caballos y le permitía mantener una velocidad de 10 nudos con buen tiempo. Código IMO 5296070.

Superestructura central del buque "Río Jibacoa"
Superestructura central del buque «Río Jibacoa»
El buque "Río Jibacoa" maniobra en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
El buque «Río Jibacoa» maniobra en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Fotos: Julio A. Rodríguez Hermosilla y José Luis Torregrosa García

 

Anterior artículo

Flota de la CAVN: “Orinoco” (1974-1979)

Siguiente artículo

La flota del IEO, paralizada por falta de dinero y mala gestión