De la mar y los barcosDestacado

“Coromoto”, un barco apodado “el cristo de los faroles”

En 1968, Compañía Trasatlántica adquirió a Naviera Castellana el buque de carga general “María Luisa Velasco”, que pasó a enarbolar la contraseña de la naviera fundada en 1881 por el primer marqués de Comillas con el nombre de “Coromoto”, en homenaje a la Patrona de la República de Venezuela, venerada imagen que habita en el santuario nacional de la ciudad de Guanare, capital del Estado Portuguesa y en el corazón de todos los venezolanos.

Construcción número 116 del astillero de la Empresa Nacional Bazán en Cartagena, el 25 de enero de 1961 se puso a flote con el ceremonial acostumbrado y el 28 de abril de 1962 se entregó a Naviera Castellana, empresa que entonces presidía Alberto Moncada. Aunque se trataba de un barco relativamente nuevo, tenía un diseño anticuado para su época, escaso de potencia, sin aire acondicionado y destacaba el elevado número de palos y puntales (14 en total) y maquinillas de corriente continua para las operaciones de carga y/o descarga, de suerte que sería conocido en el argot marítimo y portuario de la época como “el cristo de los faroles”.

Con motivo de su viaje inaugural, el periodista Jesús Hermida (1937-2015) escribe un reportaje publicado el 3 de mayo de 1962 en la revista “La Actualidad Española”, en el que dice que el citado buque estaba destinado a una línea entre el Mediterráneo y Canadá, con escalas en El Pireo, Livorno, Génova, Marsella, Barcelona, Valencia, Ceuta, Sevilla, Lisboa, La Guaira, Cartagena de Indias, San Cristóbal y después de cruzar el canal de Panamá recalaba en la ensenada de México, Los Ángeles, San Francisco y alcanzaba Vancouver (Canadá).

Tras su adquisición por Compañía Trasatlántica e incorporado a los tráficos de América del Norte, América central y Venezuela, el buque “Coromoto” –inscrito en la matrícula naval de Barcelona– navegó por espacio de otros 12 años bajo bandera española y recordamos verlo en varias ocasiones atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, escala que formaba parte de su itinerario al regreso de América central, Colombia y Venezuela, con cargas de madera, café y tabaco, entre otras mercancías.

En 1980, innecesario para los servicios de Trasatlántica –que entonces disponía, entre otros, los cuatro magníficos buques de línea de la clase “Galeona”, mucho más modernos y eficaces–, el buque “Coromoto” se vendió a la compañía griega Natal Navigation, siendo abanderado en Panamá con el nombre de “Angelos Tselentis”. Aún le quedaban tres años de vida marinera por la proa y en octubre de 1983 se vendió para desguace en Durban (Sudáfrica), siendo desmantelado a manos del personal de la factoría Metal Reclamation Services.

De 5.228 toneladas brutas y 7.013 toneladas de peso muerto, medía 125,70 m de eslora total, 16,7 m de manga, 9,53 m de puntal y 7,48 m de calado máximo. Propulsado por un motor Sulzer, de 4.000 caballos de potencia sobre un eje, mantenía una velocidad de 14 nudos. Código IMO 5223059.

Reportaje del viaje inaugural publicado en "La Actualidad Española"
Reportaje del viaje inaugural publicado en «La Actualidad Española»
Texto del periodista Jesús Hermida
Texto del periodista Jesús Hermida

Fotos: Teodoro Diedrich y Alberto Mantilla Pérez. Nuestro agradecimiento. 

Anterior artículo

El buque de rotores “E-Ship 1”, por primera vez en Granadilla

Siguiente artículo

Balearia reanuda la línea entre Port Everglades y Bahamas