De la mar y los barcosDestacado

“Ciudad de Mahón”, un hito en la historia de El Hierro (1960)

Desde el final de la guerra civil y hasta 1956, el buque “Ciudad de Mahón” permaneció prestando servicios en Baleares. Sin embargo, la incorporación de los buques “Ciudad de Barcelona”, en 1955 y “Ciudad de Burgos”, en 1956, a la línea Barcelona-Palma, determinó un ajuste de la flota y se decidió enviar el veterano “Ciudad de Mahón” a las líneas interinsulares de Canarias –donde ya había estado durante la Segunda República–, aunque intercaladas con algunos retornos a Baleares.

En esta segunda etapa en Canarias, el buque “Ciudad de Mahón” se convirtió en protagonista destacado de la inauguración del puerto de La Estaca, en la isla de El Hierro, que aconteció el 22 de junio de 1960. El día anterior habían embarcado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife las primeras autoridades de la provincia y a su llegada a la Séptima Isla –como la definía el siempre bien recordado José Padrón Machín–, fueron recibidos con gran entusiasmo por las autoridades insulares y el pueblo herreño, con bailarines, pitos, tambores y voladores, pues veía colmada una de sus legítimas aspiraciones.

Sin embargo, aquella fue una escala excepcional en la historia del buque “Ciudad de Mahón” en el puerto de La Estaca, pues el servicio estaba atendido por los históricos correíllos negros, hasta que en 1963 llegó el primero de los “mariquitas blancos”, que así fue como la voz popular motejó a los buques de la serie “Santa María del Pino”.

El 12 de septiembre de 1964, en la maniobra de salida del puerto de La Luz y Las Palmas, el buque “Ciudad de Mahón” colisionó con el buque de bandera liberiana “Perdaka”, resultando ambos con daños de consideración.

En la segunda mitad de la década de los años sesenta, el buque “Ciudad de Mahón” regresó de nuevo a los servicios de Baleares, donde permaneció hasta octubre de 1972, en que volvió a Canarias para atender la línea Las Palmas-Puerto del Rosario-Arrecife de Lanzarote. Así transcurrieron los meses hasta que en junio de 1974, vencidos los certificados, causó baja en el contrato de las líneas de comunicaciones marítimas de soberanía nacional y recibió órdenes de proceder al puerto de Valencia. Allí se encontraba cuando se vendió a la firma Stille Norte y en noviembre siguiente, a remolque del remolcador español “Aznar José Luis”, siguió tras su estela hasta San Esteban de Pravia, donde se le corrió soplete.

Años después, en 1983, con motivo de la celebración del primer centenario de la Junta del Puerto de La Luz y Las Palmas, Compañía Trasmediterránea donó la bitácora y la rueda del timón del buque “Ciudad de Mahón”, siendo expuesta en la terminal de pasajeros en el muelle de Santa Catalina, en el que tantas veces atracó a lo largo de su existencia. Posteriormente, estos objetos históricos pasaron a la sede de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.

Foto: archivo de Domingo Baudilio Navarro Quintero. Nuestro agradecimiento.

Anterior artículo

Líneas Aéreas Canarias, primera línea aérea chárter de Canarias

Siguiente artículo

El BIO “Hespérides” concluye el proyecto Transmow en Gijón