De la mar y los barcosDestacado

“Cemenmar Dos” (1972-2011), matrícula naval de Tarragona

Desde finales de la década de los años sesenta, la industria naval española acometió la construcción de buques cementeros con la finalidad de atender la creciente demanda de cemento y otros productos afines para el sector de las obras públicas y la construcción. Para ello fue necesario, asimismo, adecuar los puertos principales con las instalaciones adecuadas que permitieran el trasvase del producto en óptimas condiciones.

Para la gestión de los nuevos buques surgieron también nuevas empresas navieras, entre ellas Cementos del Mar, vinculada a Valenciana de Cementos, que inició su singladura con el buque “Cemenmar Uno” y le seguirían otros tres: “Cemenmar Dos”, “Cemenmar Tres” y “Cemenmar Cuatro”. Estos dos últimos eran repetición de un proyecto de éxito, el más numeroso de la serie, a la que también pertenecían los buques “Cantábrico Uno”, “Islas Uno” e “Islas Dos”.

El segundo buque de Cementos del Mar recibió el nombre de “Cemenmar Dos” y tomó forma en el astillero Marítima del Musel, en Gijón (Asturias), de cuya factoría era la construcción número 148. El 30 de abril de 1971 se puso en grada el primer bloque de su quilla y el 1 de diciembre siguiente se procedió a su botadura, con el ceremonial acostumbrado. El 26 de febrero de 1972 realizó las pruebas de mar y se formalizó la entrega oficial a su compañía armadora.  

Comenzó así la vida marinera de este buque, que se convirtió en un visitante asiduo de diversos puertos españoles y también algunas extranjeros, en función de los fletes contratados. En 1973 descargó el primer cargamento en los silos de Cementos del Mar situados en la zona industrial del Cós Nou en el puerto de Mahón. Dado que entonces no estaba construido el muelle de descarga, el buque tenía que fondear y descargaba mediante mangueras.

En 1995 el buque “Cemenmar Dos” pasó a la propiedad de la Compañía Valenciana de Cementos Portland, sin cambiar de nombre. En 2002 se revendió a Cemex España y se inscribió en la matrícula naval de Santa Cruz de Tenerife. En junio de 2011 se exportó a bandera panameña y desde entonces figuraba como propiedad de Etolia Shipping Operators, una sociedad controlada por Gremex Shipping, de México, siendo renombrado “José Fernanda”.

Después de cincuenta años de vida marinera, el buque cementero “Cemenmar Dos” acaba su existencia en el desguace en Colón (Panamá), a donde arribó el pasado 11 de enero. Cincuenta años son muchos años en la vida de un barco y ello pone de manifiesto tanto la calidad de su construcción, como el mantenimiento debido y el buen quehacer de sus armadores y tripulaciones.

De 1.598 toneladas brutas y 2.926 toneladas de peso muerto, medía 84,31 m de eslora –77 m de eslora entre perpendiculares–, 12,55 m de manga y 6,66 m de calado. Tenía una capacidad de carga de 2.814 metros cúbicos en dos bodegas y estaba propulsado por un motor Deutz RBV6M358 –fabricado, bajo licencia, en los talleres de Astilleros Barreras, en Vigo–, de 2.000 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 12 nudos. Código IMO 7110000.

Foto: Manuel Hernández Lafuente 

Anterior

Florencio Pérez y Pérez (1904-1986), maestro y alcalde

Siguiente

El vuelo de IAG planea sobre las aerolíneas easyJet y TAP

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *