Del país de Finlandia

Castillo de Turku, una fortaleza medieval del siglo XIV

Al patrimonio histórico-artístico de la bella Finlandia pertenece el castillo de Turku [Turun linna], uno de los iconos arquitectónicos –junto a la catedral– de la antigua capital del país, la apacible, entrañable y atractiva ciudad de Turku [Åbo, en sueco]. El castillo es un edificio medieval que tiene uso y es el mayor de su clase que se conserva en el país nórdico. Su posición estratégica a orillas del río Aura hizo que sirviera desde el siglo XIV como bastión y centro administrativo de la región de Eastland, como entonces era conocida la provincia de Finlandia en tiempos de la dominación sueca. 

La construcción del castillo comenzó hacia 1280 y en sus orígenes se proyectó como fortaleza militar. En 1318 aparece como punto defensivo del reino sueco cuando la invasión rusa de Novgorod, que destruyó la ciudad de Turku. En el futuro tendría un papel destacado con motivo de las luchas internas por el poder dentro de Suecia y la Unión de Kalmar y su apogeo llegó a mediados del siglo XVI con la llegada de Gustav Vasa al trono sueco y especialmente durante el reinado de su hijo el duque Juan de Finlandia y Catalina Jagellon, etapa en la que sería construido el piso tipo renacimiento y el salón del rey y la reina, junto a otras dependencias, entre ellas la torre de la esquina sureste.

Estaba rodeado por un foso unido al cercano ría Aura. El torreón se terminó a comienzos del siglo XV y la muralla en el siglo XVI, etapa que coincide con la prisión de la depuesta reina sueca Karin Månsdotter, que permaneció encerrada seis años, entre 1573 y 1579. Tras las reformas efectuadas durante los siglos del Renacimiento –cuyo aspecto permanece prácticamente inalterado desde entonces–, se convirtió en un enorme castillo de piedra gris cuyas gruesas paredes han sido testigo de importantes hitos de la historia nórdica.

En el siglo XVIII perdió su estatus como centro administrativo, después de que llegara a su fin el periodo de Per Brahe como gobernador general de Finlandia. Por entonces, el castillo había reforzado sus defensas y se le habían agregado algunas viviendas para los regentes de la fortaleza.

A lo largo de su historia, el castillo de Turku ha conocido diversas vicisitudes. En 1614, durante una visita del rey Gustavo II Adolf –considerado uno de los reyes suecos más prominentes de todos los tiempos– se produjo un incendio que destruyó casi por completo la estructura principal de madera, lo que provocaría su abandono durante bastante tiempo, aunque el patio central funcionaba como centro administrativo de la región. Durante la guerra de 1808 permaneció en poder de la Armada rusa y no sería devuelto hasta la década de los años veinte del siglo XIX, cuando el país obtuvo el estatus autonómico de la época de los zares. En esta etapa ejerció en parte como prisión y en 1881 ocupó parte de sus instalaciones el Museo Histórico de Turku.

A mediados de la década de los años treinta del siglo XX comenzó la renovación del castillo, que se vio interrumpida durante la Segunda Guerra Mundial. En 1941, durante la Guerra de Continuación, bombas incendiarias lanzadas desde los aviones soviéticos provocaron daños cuantiosos. Las obras de restauración finalizaron en 1987 y el castillo completamente renovado sería entregado al 12 de octubre de 1993 a la ciudad de Turku, que ejercer como garante del edificio que es propiedad del Estado finlandés.

El castillo funciona en su totalidad como museo histórico y depende del Museo Provincial de Turku. Hay varias salas dedicadas a banquetes –en una de ellas estuvimos presente por primera vez en noviembre de 1991, con motivo de la recepción que siguió a la puesta a flote en el gran astillero de Turku del ferry “Juan J. Sister”– y en la actualidad es uno de los espacios museísticos más visitados de Finlandia, con una media de 200.000 personas anuales. Volvimos a visitarlo en febrero de 2017 con la excepcional ayuda de la guía Lena Sarlin, que nos mostró con su gran conocimiento y amabilidad multitud de detalles de su Turku natal.  

El castillo de Turku, en torno a 1900
El castillo de Turku, en torno a 1900
Daños producidos en 1941, durante la Guerra de Continuación
Daños producidos en 1941, durante la Guerra de Continuación
El castillo de Turku, envuelto en el paisaje invernal
El castillo de Turku, envuelto en el paisaje invernal
Frontal del castillo de Turku, visto desde el patio de acceso
Frontal del castillo de Turku, visto desde el patio de acceso
Panorámica del castillo de Turku en la actualidad
Panorámica del castillo de Turku en la actualidad

Bibliografía:

Kupila, Sanna (2016). Turun linna. Bookwell Oy. 

Fotos: i.imgur.com, rajajoki.com, WallpaperMaiden.com y Kallerna

Anterior artículo

Un globo de pirotecnia impacta contra un avión de Avianca

Siguiente artículo

El último radiotelegrafista del histórico vapor “Nogales”