DestacadoMarina Militar

Cartagena y la breve etapa de la Escuela Naval Popular

La actual Escuela Naval Militar de Marín fue inaugurada en 1943 por el entonces jefe del Estado Francisco Franco, tras haber sido trasladada desde San Fernando, Cádiz, aunque hubo una época en la que también llegó a estar establecida en Cartagena, en lo que hoy es el edificio de Servicios Generales de la Muralla del Mar.

Esas diferentes ubicaciones de este emblemático establecimiento docente de la Armada española, es prácticamente conocido a todos los niveles, pero hoy quiero dedicar estas líneas a otra que también existió pero de la que no se saben quizás demasiados detalles.

Retrocediendo un poco en el tiempo, nos remontaremos al verano de 1936, cuando estalla la guerra civil. Cuando ello tuvo lugar, la Escuela Naval Militar estaba establecida en la conocida como “población militar de San Carlos”, en San Fernando, provincia de Cádiz.

En cuanto a la Armada se refiere, los Departamentos Marítimos de Cádiz y Ferrol se adhieren al alzamiento desde el primer momento, no así el de Cartagena, que va a permanecer leal a la República hasta el final de la contienda.

La guerra civil española a día de hoy aún da “mucho de sí” a pesar del tiempo transcurrido, pero solo trataremos de ella en un tema determinado, como es el de la preparación de los oficiales. Hemos visto que Cádiz queda adherida al alzamiento, lo que supone entre otras cosas que el Ejército de Franco se ha hecho con las instalaciones de la Escuela Naval Militar, por lo que la República, precisa de tener un establecimiento docente en el que los futuros oficiales sigan su plan de estudios previsto, provisionalmente mientras dure la contienda, que lógicamente nadie sabía en el verano de 1936 que duraría tres largos años.

Además, en los primeros meses desde el inicio de la guerra civil, en Cartagena se producen fusilamientos masivos en la Armada, sobre todo entre la oficialidad. Ese hecho, principalmente, hace que los barcos estén faltos de mandos, asumiendo las clases subalternas muchas de las obligaciones de los oficiales fusilados. Así transcurren los primeros meses de guerra, y como todo hace indicar que el fin de la misma no es inminente, es por lo que el Gobierno de la República decide poner remedio a esa precaria falta de mandos.

La “solución” la aporta Benito Sacaluga Rodríguez, jefe de máquinas del acorazado “Jaime I”, quien a su vez es el jefe de los servicios de inspección de máquinas de los buques de la Flota republicana, a cuya instancia y como quiere decirse que el Arsenal de Cartagena es el bastión de la flota gubernamental, el Gobierno va a decidir instalar un centro docente que haga las veces de Escuela Naval precisamente en esta ciudad, y que entrará a funcionar a partir del primer año de guerra.

De este modo, con fecha 18 de septiembre de 1937 y por orden del Ministerio de Defensa Nacional, se sientan las bases para la organización de lo que se decide llamar “Escuela Naval Popular”, calificativo éste que se le da en base a los principios que había promulgado el propio jefe de la flota republicana que, entre otras cosas vino a decir que “no hay que olvidar que en la nueva organización de la futura marina de guerra, que ésta ha de estar exclusivamente al servicio del pueblo”. Además, el nuevo calificativo de “popular” la va a diferenciar del de “Escuela Naval Militar”, que ha quedado en poder del otro bando.

Para ello, en primer lugar se habilitan aulas de la Escuela de Submarinos, pero al poco se decide sacarla del Arsenal para lo cual se “militarizan” parte de las instalaciones del conocido en Cartagena como “Colegio de la Rambla”.

Fachada y jardines del colegio de la Rambla
Patio interior del Colegio de la Rambla

Para el primer curso se convocan 125 plazas, de las cuales 100 van a ser para el “Cuerpo de Navegación” (nueva denominación que se le va a dar a lo que era hasta entonces el “Cuerpo General”) y 25 para el de Intendencia, que mantiene el nombre. Para ello, el 1 de julio de 1937, se convocan los correspondientes exámenes de ingreso en Valencia, por ser esa la ciudad en la que radica el aparato gubernamental en la fecha de publicación de la oposición.

Los que pueden optar a una plaza, se especifica que son los terceros maquinistas y auxiliares de los cuerpos de la Armada que se creyeran estar en posesión de “los conocimientos mínimos exigidos…” y así, el 1 de agosto de ese año (1937), van a dar comienzo las clases y a primeros de abril de 1938 ya van a salir los primeros alféreces de navío, en cuyas hombreras y bocamangas van a lucir el galón de 14 mm. de grosor con una estrella de cinco puntas sobre el mismo, ya que desde 1931 la “coca” quedó abolida. Los meses siguientes va a dar comienzo el inicio de lo que sería la segunda  promoción, cuyo final de curso no sería el esperado para la República, dado que las tropas de Franco ya estaban a las puertas de Cartagena.

En total, de la Escuela Naval Popular de Cartagena, solo salieron 56 nuevos alféreces de navío (32 en la primera promoción y 24 en la segunda), la mayoría de los cuales serían depurados al terminar la guerra, así como los profesores, aunque bastantes de ellos siguieron en la Armada.

Como primer director de la Escuela Naval se nombró a su principal valedor, Benito Sacaluga (luego sustituido por Luis Junquera) que sería uno de los primeros en ser fusilados en Cartagena tras el fin de la guerra, concretamente el 25 de abril de 1939.

Aunque la existencia de la Escuela Naval Popular de la Segunda República establecida en Cartagena fue efímera, pero no deja de formar parte de la historia de la Armada española relacionada con esta ciudad, de ahí que hoy le hayamos dedicado esta pequeña reseña.

Realmente habría mucho más que hablar de ella, de hecho se conservan hasta interesantes exámenes, listados de alumnos, etc., que quizás queden para otra ocasión.

Fotos: archivo y autoría de Diego Quevedo Carmona

Anterior

Hidalgo afirma que Air Europa “ingresa más de lo que gasta”

Siguiente

La crisis de Ucrania, geopolítica, coerción económica e influencia sobre el tráfico marítimo

1 Comentario

  1. Mikel Carpintero Del Rey
    2 febrero, 2022 at 9:06 pm — Responder

    Que la Estrella de los Mares ampare bajo su manto a nuestros compañeros marinos y nos los devuelva sanos y salvos, y mientrastanto la bandera bien alta y que cada cual cumpla con su deber.con inteligencia, osadia y bravura.Todos estamos con vosotros y os tenemos envidia !!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *