DestacadoMarina Militar

Cañones del siglo XVIII como románticos norays portuarios

En diversos puertos tanto de España como del extranjero (sobre todo en aquellos con antigua tradición militar), es bastante usual encontrar en algunos de sus muelles, ya sean éstos para uso civil, militar o compartido, verdaderos retazos de historia a la vista de todos, ya que están “a pie de muelle”.

Nos estamos refiriendo al uso de antiguos cañones de avancarga (casi todos ellos de la época dieciochesca), convertidos en noray para amarre de barcos, algo que aún perdura en muchos lugares del mundo y que por lo que a España se refiere, sobre todo, se puede apreciar en varios muelles de nuestros puertos.

Hoy en día semejante uso de esas piezas históricas llaman sin duda la atención, aunque en la época en la que se ubicaron donde hoy siguen era algo habitual, respondiendo a una solución “práctica”, es decir, haciendo nuestros antepasados uso de un muy buen “sentido del ahorro”, determinaron, dada la gran cantidad de cañones de ese tipo que entonces existían, al quedar en desuso por desguace la unidad que los portaba, aquellos que por su estado no podían ser reutilizados en otros buques, se les daba ese uso. De modo que en vez de fundirlos con el hierro del que estaban hechos, era decisión mucho más lógica clavarlos en las proximidades del cantil del muelle para que sirvieran precisamente para amarrar los buques.

Incluso de vez en cuando, al derribar antiguos pabellones militares han salido algunos ejemplares haciendo de relleno del solar del edificio derruído, lo que demuestra la gran cantidad que había de ellos en un momento dado, sin tener uso estrictamente militar. Incluso, en varios lugares, perduran hoy día reforzando esquinas de edificios, y que fueron colocados en su momento para que los carruajes no dañaran el inmueble.

Por lo que a Cartagena respecta, a día de hoy son varios los ejemplos de cañones norays que aún perduran, aportando un uso “práctico”, sobre todo en instalaciones navales, aunque a principios del pasado siglo XX, prácticamente todo el muelle de Alfonso XII poseía varios de ellos a lo largo de todo el cantil, que han ido desapareciendo paulatinamente según las diferentes remodelaciones a las que a lo largo de los años se han visto sometidos los muelles de la ciudad, de los que sólo queda uno “como muestra” de esa antigua tradición, concretamente en el dique de Navidad.

También, y por fortuna, algunos se salvaron para la historia luciendo hoy como ornato de jardines, como la pareja que flanquean, en la calle Real, la puerta de entrada el Arsenal de Cartagena, los cuales pertenecieron al Navío “Reina Ysabel 2ª”, según figura grabado en el “cascabel” de ambos, buque que estuvo muy ligado a nuestra ciudad, ya que en su día, corriendo 1860, hizo escala a bordo suyo la propia soberana, hija primogénita de Fernando VII y de María Cristina.

El buque quedaría entonces destinado en Cartagena terminando aquí sus días, de ahí que varios de sus cañones fueran utilizados como noray.

Afortunadamente, pasados los años, y antes de que se avanzara su deterioro, dos de ellos terminarían siendo desenterrados, que son los que hoy lucen frente a la puerta de acceso al Arsenal.

Otros, por el contrario, siguen desempeñando hoy día la noble función de servir de noray para lo que fueron destinados cuando se dieron de baja en su momento los buques que los portaban, lo que no deja de darle un cierto aire romántico a los muelles de los puertos españoles, como ocurre en otros de Europa.

Fotos: archivo de Diego Quevedo Carmona

Anterior

Mil despidos en Finnair a cuenta del cierre del espacio aéreo ruso

Siguiente

“Volcán de Timanfaya”, a la línea de Argelia por primera vez

Sin comentario

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *