De la mar y los barcosDestacado

“Camposalinas” (1968-1986), primer asfaltero de CAMPSA

A la flota de CAMPSA perteneció el buque “Camposalinas”, inscrito en la matrícula naval de Bilbao, que tiene en su haber el título de haber sido el primer asfaltero de construcción española. No así el primero de la flota petrolera nacional, pues según nuestros datos dicho quehacer correspondió el histórico primer “Monteleón”, de CEPSA, cometido para el que fue adaptado en 1958 tras su adquisición a CAMPSA.

La demanda de asfalto había crecido considerablemente dado el desarrollo de las obras públicas en el país, por lo que CAMPSA consideró oportuno dotar a su flota de un buque de estas características. Por entonces, la flota española disponía de los petroleros “Gerona”, de CEPSA y “Arrazua”, de Naviera Vizcaína, por lo que una parte importante del asfalto se importaba en barcos extranjeros, lo cual suponía unos fletes jugosos.

Construcción número 72 de Astilleros del Cadagua, el 3 de octubre de 1967 resbaló por la grada con el ceremonial acostumbrado y entró en servicio el 2 de febrero de 1968. Se trataba de un proyecto desarrollado por el astillero que dirigía el ingeniero industrial Waldo Emilio González y su vida marinera transcurrió en buena parte cargando asfalto en la factoría de ASESA de Tarragona, desde la que distribuía a diversos puertos nacionales.

De 1.822 toneladas brutas y 2.347 toneladas de peso muerto, medía 79,60 m de eslora total –73 m de eslora entre perpendiculares–, 12,20 m de manga y 5,80 m de puntal. Estaba propulsado por un motor diésel MTM de 1.550 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 11,5 nudos. Código IMO 6729866.

Tenía doble casco a lo largo de la toda la eslora de los tanques de carga para evitar pérdida de calor y todo el fondo de los tanques estaba aislado con bloques de hormigón poroso. Para mantener una temperatura de asfalto de 130º C, disponía de un sistema de tuberías de calefacción a favor de alto rendimiento, con mando directo desde cubierta, y purgadores termodinámicos para regulación del caudal del vapor de evacuación.

El control de temperaturas se realizaba a distancia desde el puente, lo que permitía conocer en cualquier momento su valor en distintos puntos de los tanques de carga y de los de combustible. Las operaciones de carga y/o descarga se realizaban mediante dos bombas rotativas de tornillo, de 250 metros cúbicos hora cada una.

Este buque era repetición de un proyecto del que se habían construido otros tres buques: “Campotejar” y “Campolongo”, para CAMPSA y “Cartago” para CAMESA, todos ellos entregados en 1967. Este último fue adquirido en 1973 por Naviera Petrogás y renombrado “Hespérides” (2º). También hemos de citar al buque “Eastern Star”, un poco más pequeño y con algunas diferencias en la superestructura, construido para un armador de Kuwait.

La vida marinera del buque “Camposalinas” no fue muy larga, pues en septiembre de 1986 arribó a Castellón para su desguace a manos del personal del industrial Isaac Varela Davalillo. Por entonces la flota petrolera española disponía de nuevos buques de mayor capacidad que absorbían parte importante de la demanda de asfalto en España, entre los que destacaba el buque “Astorga” (2º), luego “Mar Caterina”, el mayor de todos. 

Puente de mando del buque "Camposalinas"
Puente de mando del buque «Camposalinas»

Fotos: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

easyjet para su flota

Siguiente artículo

El vapor “La Palma”, en un cuadro de Manuel García (2017)