De la mar y los barcosDestacado

“Campomayor” (1969-1995), matrícula naval de Cádiz

El incremento de la demanda de fuel en España determinó la decisión de CAMPSA de contratar la construcción de dos buques para el transporte de este producto, que fueron en su momentos los mayores de la flota del Monopolio, con un peso muerto de 35.000 toneladas. Para ello, CAMPSA abrió concurso público entre los astilleros españoles y el contrato se adjudicó el 25 de julio de 1967 a la Sociedad Española de Construcción Naval.

Asignada su construcción al astillero de Matagorda, Cádiz, de cuya factoría eran los números de quilla 149 y 150, el primero de ellos recibió el nombre de “Campeador” –segundo con este nombre en la historia de la flota de CAMPSA– y el segundo se llamó “Campomayor”. Los presupuestos iniciales de 320 y 330 millones de pesetas, alcanzaron 409 millones cada uno en el momento de su entrega, debido a diferentes mejoras introducidas a petición de CAMPSA.

Como señala José María Molina, el proceso constructivo avanzó con bastante celeridad, como entonces era habitual en el ritmo de trabajo del astillero gaditano, ya que desde su puesta de quilla, realizadas con una diferencia de seis meses, hasta su entrega, apenas transcurrió un año, siendo 13 meses para el primero y 11 meses para el segundo. El 16 de junio de 1969 se celebró la botadura del petrolero “Campomayor” con el ceremonial acostumbrado y en noviembre del citado año entró en servicio, inscrito en la matrícula naval de Cádiz, con capacidad para alojar a 41 tripulantes.

Fueron unos barcos muy avanzados en su momento, inspeccionados por el Lloyd’s Register of Shipping, de casco totalmente soldado, superestructura y cámara de máquinas a popa y una proa muy alterosa con bulbo. El proyecto había sido ensayado en el Canal de Experiencias Hidrodinámicas de El Pardo y atrajo la atención de la compañía Iraqi Oil Tanker, que contrató la construcción de cinco buques, repartiéndose la carga de trabajo entre los astilleros de Matagorda y Sestao.

De 20.453 toneladas brutas y 35.470 toneladas de peso muerto, medía 209 m de eslora –192 m de eslora entre perpendiculares–, 26,60 m de manga, 14 m de puntal y 10,70 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Burmeister & Wain 684VT2BF180 –fabricado, bajo licencia, en los talleres de la Sociedad Española de Construcción Naval en Sestao–, con una potencia de 13.800 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos. Código IMO 6921294.

Cuando llegó el ocaso de CAMPSA y CLH asumió su papel, en 1995 el petrolero “Campomayor” causó baja en la flota y se vendió a la sociedad Gold Vergina Shipping Co. Ltd. Renombrado “Vemaoil XXXV”, primero se abanderó en Malta y a partir de 1997 en Belize, y  en septiembre de 2000 llegó el final de su vida marinera con su desguace en Alang (India).

Fotos: archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo y Museo El Dique

Anterior artículo

Norwegian declara en bancarrota a cuatro filiales

Siguiente artículo

Tres buques de Silversea Cruises atracan en el puerto tinerfeño