De la mar y los barcosDestacado

“Cala Deyá” (1969-1992), una vida entre Baleares y Canarias

A la historia del cabotaje de Baleares y Canarias pertenece el buque “Cala Deyá”, que marcó un hito en la historia de Naviera Mallorquina cuando entró en servicio en 1969, dado que permitía el embarque de unos pocos coches y carga rodada a través de una rampa móvil convenientemente colocada a popa. Manuel Aguilera Panadero, como buen estudioso de la Marina mercante de Baleares, entiende que se trataría, en realidad, de un pequeño ro-lo, anticipo de lo que vendría poco tiempo después.

Construcción número 134 de Astilleros de Mallorca, entró en servicio en enero de 1969 y se estrenó en la línea Palma-Barcelona, en la que compartía navegación y trabajo con las motonaves que entonces tenía Naviera Mallorquina. En 1974 pasó a la propiedad de Agrupación Marítima (AGRUMAR), con sede en Las Palmas, a cuya contraseña se incorporó sin cambiar de nombre, haciendo viajes consecutivos con carga general y paquetería entre Las Palmas de Gran Canaria y Santa Cruz de Tenerife.

Fue un barco de provecho para los intereses de AGRUMAR, empresa que entonces disponía también de los buques “Cala Bona” y “Mireya G. Masiques” y en sus años últimos tiempos estuvo dirigida con notable acierto por los empresarios Francisco Ortiz y Rubén Díaz. Luego, la empresa, a la que también pertenecía “Transportes Los Calas”, decidió introducirse en el tráfico de carga rodada con el buque fletado “Cala Gració”, aunque la experiencia no obtuvo el éxito esperado.

Volviendo a nuestro protagonista, recordamos el golpe seco que se llevó de madrugada cuando llegaba al puerto de Santa Cruz de Tenerife y se empotró literalmente contra el espaldón de la Dársena de Los Llanos. A sus años, el veterano “Cada Deyá” aguantó bien el golpe y evitó hundirse, aunque fue necesario sustituir parte de las planchas de la proa tras los daños ocasionados.

En 1992, AGRUMAR vendió este buque al industrial Alberto Díaz Jiménez y pasó a llamarse “Tamarán”. Sabemos que cruzó el Atlántico rumbo a Venezuela para continuar dedicado al cabotaje por aquellas latitudes. En 2000 aparece abanderado en Belize como propiedad de Cagua A.D.J y a partir de ahí desconocemos su vida posterior. Es posible que ya no exista, pues el Lloyd’s de febrero de 2012 ponía en duda su existencia.

De 464 toneladas brutas y 465 toneladas de peso muerto, medía 44,90 m de eslora, 7,60 m de manga y 5,20 m de puntal. Estaba propulsado por un motor Krupp, fabricado bajo licencia en los talleres de La Maquinista Terrestre y Marítima de Barcelona, y cuando nuevo mantenía una velocidad de 11 nudos. Código IMO 6908620.

El buque "Cala Deyá", atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife
El buque «Cala Deyá», atracado en el puerto de Santa Cruz de Tenerife

Fotos: archivo de Manuel Aguilera Panadero y Göran Olsson (shipspotting.com)

Anterior artículo

Eirtrade Aviation desguaza el primer A-380 de Air France

Siguiente artículo

España ratifica el Convenio de Hong Kong para el desguace