De la mar y los barcosDestacado

“Butanueve” (1969-1973), el buque mayor de la flota de Butano

En 1965 apareció en la escena de la Marina mercante española la división naval de la compañía Butano con cuatro buques de nueva construcción, llamados “Butauno”, “Butadós”, “Butatrés” y “Butacuatro”, construidos por pares en los astilleros de Matagorda y Euskalduna. Los dos primeros se asignaron al astillero de la Sociedad Española de Construcción Naval en Matagorda, Cádiz, pues debían ser los primeros, y los dos siguientes a Euskalduna, aunque los papeles se invirtieron pues los vascos se adelantaron a los gaditanos, por lo que los dos últimos fueron los primeros que entraron en servicio.

Siguieron otros cuatro buques transformados en el astillero Tomás Ruiz de Velasco, a partir de la adaptación de los barcos de carga general llamados “Navafría”, “Navalhorno”, “Río Hijuela” y “Tomás Ruiz de Velasco”, que fueron renombrados “Butacinco”, “Butaséis”, “Butasiete” y “Butaocho”, respectivamente. Butano tenía, además, fletados a su servicio otros seis buques españoles: “Vinci”, “Newton”, “Ine”, «Cibeles» (luego «Isla de Mouro»), “Isla de Marnay” y “Tamames”.

En plena expansión de Butano, acorde al incremento en la demanda de gases licuados del petróleo en el mercado español (propano, principalmente), la compañía decidió construir el noveno buque de su flota, que sería el mayor de su flota de los once que tuvo durante su existencia. Se trataba de un buque proyectado para el transporte trasatlántico de gas, destinado preferentemente a cargas de propano a –48ºC.

Adjudicado al astillero de la Empresa Nacional Elcano, Sevilla, el 30 de marzo de 1968 se realizó su botadura, ceremonia en la que actuó de madrina la señorita María Teresa González Sampedro y entró en servicio en 1969 –capitán, Alfonso de Campos Setién–, recién nacida la sociedad Astilleros Españoles (AESA), el gigante de la construcción naval española que competía, junto a ASTANO, en el mercado internacional. Es de advertir que fue el único buque de su clase construido en el astillero sevillano y contó con asesoramiento de técnicos franceses.

De 10.909 toneladas brutas y 11.255 toneladas de peso muerto, medía 153,30 m de eslora total, 21,10 m de manga, 12,35 m de puntal y 8,50 m de calado. Tenía capacidad para 13.800 metros cúbicos de carga en cuatro tanques y estaba propulsado por un motor diésel Sulzer 6RD76, de 9.600 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 16 nudos. Código IMO 6813215.

Este buque tuvo un paso breve por la flota de Butano, pues fue vendido en 1973, apenas cuatro años después de su incorporación. Renombrado “Gambhira” y operado por intereses británicos, en 1986 fue revendido a Noruega y hasta 1991 ostentó el nombre de “Havpil”. Luego vino una etapa de tres años con el nombre de “Lulligas” y en 1994 fue renombrado “Kapitán Luca”, causando baja apenas dos años después, pues en noviembre de 1996 comenzó su desguace en Alang (India).

Foto: archivo de Alberto Mantilla Pérez

Anterior artículo

Visentini pone a flote el nuevo buque “Ciudad de Valencia”

Siguiente artículo

El primer grupo naviero de España patrocina TaPalma 2019