Acontecer marítimoDestacado

Boluda desmonta el argumento de Fairplay en Las Palmas

“Estamos encantados de que Fairplay vuelva a solicitar la licencia de remolque en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria, pues ahora no podrá evitar y bordear la legislación”, afirman fuentes de Boluda Towage. “Tendrán que competir en igualdad de condiciones reales”, con nueve remolcadores para los cinco puertos de la provincia, “incluidos puertos deficitarios como son Lanzarote y Fuerteventura y respetando la legislación vigente en materia laboral, incrementando la plantilla en remolcadores de doce tripulantes, a un mínimo de 27”.

Boluda considera que el servicio que Fairplay ha dado en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria “ha sido deficiente. Prueba de ello es que no han podido atender a sus clientes con remolcadores de menos de 1.000 CV, ya que no disponen de ellos, por lo que sus clientes se veían obligados a contactar con nosotros para la prestación del servicio”.

“Es totalmente falso que haya atraído nuevos tráficos” al puerto de la capital grancanaria. “Esta afirmación es absurda. El servicio de remolque atiende a los buques que hacen escala en el puerto: los buques no vienen a probar los remolcadores de Fairplay, vienen por necesidad de hacer escala. Adicionalmente a esto, la situación del Covid ha provocado una disminución de movimiento portuario, lo que es una muestra más del sinsentido de esta afirmación”. A tenor de este punto, Boluda afirma que “es totalmente falso que Fairplay haya captado el 40% de la facturación del puerto. Los datos exactos han sido de solo el 11%”.

La realidad es que Boluda se ha adaptado en todos los términos, “al cien por cien”, a los requerimientos del nuevo pliego “antes del plazo final”, para lo que ha posicionado los nueve remolcadores exigidos “y todos están operativos según la normativa. Hemos renovado la flota en Lanzarote y Fuerteventura de acuerdo con lo estipulado en el pliego, dotando a ambos puertos de dos remolcadores Tractor de 40 toneladas de tiro cada uno”, precisa. 

Para la prestación “del mejor servicio a nuestros clientes”, Boluda Towage dispone de cuatro remolcadores adicionales a los requeridos en el pliego. “Garantizamos con ello el servicio universal de remolque en todos los puertos bajo a tutela de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, como son Las Palmas, Arinaga, Salinetas, Arrecife de Lanzarote y Puerto del Rosario, “en las mejores condiciones técnicas y económicas”.

Boluda recuerda que el borrador de pliegos salió en diciembre de 2019, “pasó por todos los trámites, incluido el comité de SSPP, fue aprobado en abril y publicado el 29 de mayo de 2020. Este pliego contaba con un periodo de adaptación de 3 + 2 meses (total cinco meses), llegando al 30 de octubre del 2020 para adaptarse”, por lo que en Fairplay “han tenido tiempo de sobra para adaptarse”. “Desde la aprobación del nuevo pliego por el consejo de administración de la Autoridad Portuaria, nosotros hemos ido trabajando para adaptarnos y hubo tiempo de sobra”.

“Lo cierto es que Fairplay nunca tuvo intensión de adaptarse, muestra de ello es que no han presentado ningún documento ni traído remolcador alguno al puerto, teniendo como única baza la paralización cautelar de los pliegos (la cual el juzgado se las denegó). Como última opción y a la desesperada ha presentado una solicitud de ampliación del plazo de un mes, muestra de querer solo alargar el proceso”.

Sostiene Boluda que Fairplay “ha ido buscando la confrontación judicializando el proceso del pliego y se abandera como salvador de la “libre competencia”. Sin embargo, sostiene, “se debe saber que Fairplay ha generado precariedad laboral. Sus remolcadores cuentan con tres tripulantes durante 40 días ininterrumpidamente a bordo. Esto es ilegal y ya está siendo investigado por la inspección de trabajo. Hay ya varias denuncias presentadas, entre ellas algunas de sus propios trabajadores”.

“Esta contratación de personal irresponsable y fuera de la legislación laboral solo buscaba un ahorro de costes. Mientras Boluda cumple con la legislación y tiene tres tripulaciones por remolcador (total nueve tripulantes por buque) y adaptados a convenio, Fairplay tiene tan solo tres tripulantes por buque. Claramente, sus costes son menores”, agrega.

Boluda ha seguido prestando el servicio en Lanzarote y Fuerteventura y manteniendo 11 remolcadores en Las Palmas (en total, 13 remolcadores entre las tres islas). “Fairplay tan solo asumió el coste de cuatro remolcadores en Las Palmas, cuando Boluda mantuvo toda la flota. Esto es una muestra más de la falta de igualdad de condiciones en la prestación del servicio y la competencia” y agrega que “Fairplay fue condenada por Carter en Alemania en sentencia firme. Esta condena fue por pactar precios con la competencia. Esta sentencia es un motivo más que les impide presentarse al nuevo pliego”, concluye.

Foto: Nicolás Arocha

Anterior artículo

En los dominios del volcán

Siguiente artículo

“Anatomía de un barco”, mural de César Manrique (1966)