El mundo de la aviación

Bartini Beriev VVA-14, ekranoplano de la guerra fría

Otro de los prototipos de ekranoplanos soviéticos de la guerra fría, del que se conservan restos en el Museo de la Fuerza Aérea de la Federación Rusa en Monino, es el proyecto denominado Bartini Beriev VVA-14 (Vertikal no-Vzletayuschaya Amphibia o aeronave anfibia de despegue vertical), cuyos orígenes de remontan a la década de los años setenta. Este aparato de características radicales fue el resultado de un requerimiento militar de la URSS para disponer de una aeronave que fuera capaz de despegar desde la superficie del agua y volar a altas velocidades y largas distancias, con la finalidad de rastrear y destruir los misiles Polaris de la U.S. Navy.

En el diseño del proyecto participaron Roberto Bartini (1897-1974), ingeniero aeroespacial de origen italiano conocido como “el barón rojo” por sus orígenes en la nobleza y el fabricante aeronáutico soviético Georgy Mikhailovich Beriev. Como se puede apreciar en las imágenes que se conservan, el aparato tenía apariencia de avión de combate, con una llamativa cabina delantera. En el blog elhangardeyurigagarin.com podemos encontrar numerosos detalles de interés relacionados con este llamativo proyecto.

El desarrollo del proyecto se había previsto en tres etapas. El primer vehículo conceptual, denominado VVA-14M1, pretendía probar la aerodinámica básica y la tecnología adicional, por lo que fue equipado con pontones rígidos en los extremos de la sección del ala central y más tarde sustituidos por pontones inflables.

El segundo prototipo, denominado VVA-14m2, estaría equipado con dos motores que proporcionarían empuje en la cavidad inferior del ala para facilitar el ascenso, así como unos motores de elevación para conseguir capacidad VTOL (despegue vertical). El tercer prototipo, VVA-14m3, sería el resultado final preparado para el combate, equipado con armas antisubmarinas, un detector de anomalías magnéticas (Bor-1 MAD) y otros equipos.

El primer prototipo comenzó sus pruebas en septiembre de 1972 y dos años después fue reequipado con pontones inflables, aunque se demostró que no resultaba operativo. Después del fallecimiento de Bartini en 1974, el proyecto se ralentizó, aunque en junio de 1975 realizó los primeros vuelos anfibios. Finalmente, el programa fue cancelado después de 107 vuelos de pruebas que sumaron poco más de cien horas.

Dicho prototipo medía en origen 25,97 m de largo 30 m de envergadura, 6,79 m de alto y tenía una superficie alar de 217,79 metros cuadrados. El peso en vacío era de 23.236 kilos y el peso máximo de 52 toneladas, propulsado por dos motores turbofans Soloviev DM-30, de 15.063 libras de empuje cada uno, además de los motores para su capacidad VTOL, lo que le permitía alcanzar una velocidad máxima de 760 km/h y mantener una velocidad de crucero de 640 km/h. La autonomía era de poco más de 1.500 millas.

El ekranoplano Bartini Beriev VVA-14, en vuelo
El ekranoplano Bartini Beriev VVA-14, en vuelo
Vista del morro del ekranoplano Bartini Beriev VVA-14
Vista del morro del ekranoplano Bartini Beriev VVA-14

Fotos: flicker.com

Anterior artículo

“Iballa G.”: crónica de un fracaso

Siguiente artículo

Metalships entregará el buque “Sea Cloud Spirit” en 2020