De la mar y los barcosDestacado

Barcos del cabotaje en Canarias: “Puerto de Azpiroz” (1955-1977)

El tercer barco de la sociedad tinerfeña Las Afortunadas fue la motonave “Puerto de Azpiroz” y ostentó el honor de ser el mayor de todos los que enarbolaron la contraseña de LASA. Había sido adquirido en octubre de 1960 a su anterior propietario, el armador Ramón Ponlla Fernández, de La Coruña, en poco más de cinco millones de pesetas.

Era un barco casi nuevo, construido en el astillero Juan Cruz Celaya, en Bilbao, por encargo de los armadores Concepción Aparisi Calvo y José Franch Martínez, vecinos de San Sebastián. Botado el 11 de noviembre de 1954, en julio de 1955 se vendió al citado armador gallego, que lo mantuvo en servicio a partir de agosto siguiente año sin cambiar de nombre.

Tenía un registro de 511 toneladas brutas, 345 toneladas netas y 650 toneladas de de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 44,53 m de eslora total, 8,82 m de manga, 4,20 m de puntal y 4,10 m de calado. Estaba propulsado por un motor diesel Krupp, de 700 caballos de potencia y andaba 11 nudos con buen tiempo. Código IMO 5286556.

Con este barco, de estimable capacidad de carga para la época, la sociedad Las Afortunadas reforzó considerablemente su presencia, atendiendo el tráfico de su especialidad entre la Península y Canarias y, asimismo, en el servicio interinsular cuando el mercado así lo demandaba. En 1964 se acometieron diversos trabajos de mejora en el astillero Unión Naval de Levante, en Valencia, por importe de 5,2 millones de pesetas.

En octubre de 1972, el buque fue vendido al armador Gabriel Martín González, de Las Palmas de Gran Canaria, en 6,5 millones de pesetas. Mantuvo el mismo nombre y en esta nueva etapa, que habría de prolongarse por espacio de otros cinco años, en abril de 1974 quedó a la deriva y fue remolcado por la motonave española “Garbi”. El 12 de junio de 1977, cuando navegaba en viaje de Agadir a El Aaiún con material militar y carga general, embarrancó a unas cuatro millas al norte de Tarfaya, siendo abandonado por su tripulación y declarado pérdida total constructiva.

Foto: Charlie Hill (7seasvessels.com)

Anterior artículo

Maersk apuesta por Marruecos

Siguiente artículo

Ilyushin Il-62M

1 comentario