Acontecer marítimoDestacado

Balearia recula ante la contundente reacción en redes sociales y no habrá despido

La contundente reacción suscitada en las redes sociales evitará el despido de Juanjo Hermo, el jefe de cabina del catamarán “Formentera Direct” de Balearia, que el pasado domingo no atendió en catalán la petición de “café amb llet” del cantante Quimi Portet, que le hizo una foto presumiblemente sin permiso y la subió a twitter, convirtiéndose en viral. El incidente se ha producido a bordo de un buque de bandera española en la línea Formentera-Ibiza.

A la petición en catalán de Quimi Portet, Juanjo Hermo, gallego de 48 años, le contestó “mira, en gallego, español, francés, inglés y hasta en italiano te entiendo, en catalán o mallorquín, ya no”. Según leemos en la edición digital de El Mundo, ahora se arrepiente y dice que “no sé por qué le contesté eso, no estuvo bien, yo no tengo nada en contra del catalán, sólo quiero trabajar”. El jefe de cabina estaba al otro lado de la barra y “había más gente y no escuché bien lo que me decía, porque si le escucho bien yo con el catalán me defiendo”.

El jefe de cabina no tomará medidas contra el cantante por hacerle una foto sin permiso y subirla a las redes sociales. “No tenía que haberle contestado como lo hice y le pido disculpas si le he ofendido”, afirma. Y ello pese a que Juanjo Hermo intentó aclarar la situación a bordo, pero Quimi Portet “se puso a hablarme en italiano y luego me dio la espalda”. El cantante, que había estado en Formentera en un concierto patrocinado por Balearia, desistió de pedir “café amb llet” en otro idioma y regresó para tomar la foto y difundirla por las redes sociales, en un tweet con copia a la naviera.

Balearia quiso complacer al cantante y le pidió disculpas a través de twitter y anunció una investigación en la que se tomarían “medidas” contra el empleado, alegando que en la compañía “nos implicamos y comprometemos con la lengua”. Ese mismo tweet fue publicado en el perfil personal de la jefa de prensa de la naviera, Pilar Boix, como recoge periodistadigital.com en una captura de pantalla. Los seguidores catalanistas sacaron tajada del incidente, pero también han encontrado respuestas contrarias.

Ante el curso de los acontecimientos, en que crecían las críticas contra Balearia, la naviera difundió un comunicado para tratar de apaciguar los ánimos. “Baleària respeta y hará respetar los derechos de todos sus grupos de interés  (trabajadores, clientes, proveedores, etc.) como viene explicitado en el Código de Conducta y Ética Empresarial y en su informe anual de Responsabilidad Social, y velará siempre para garantizar el mejor servicio y respeto a todos sus clientes y trabajadores”. Y agrega que “no considera aceptable que se instrumentalice a la empresa ni a ningún trabajador y seguirá escuchando activamente a todos sus grupos de interés para satisfacer sus expectativas legítimas con la máxima calidad”.

A la contundente respuesta de la Fundación Círculo Balear, que pide aclaraciones a Balearia, se ha sumado el portavoz de Ciudadanos en Baleares, Xavier Pericay, que ha calificado de “intolerable” que Balearia anunciara medidas contra el empleado y pide a Balearia que respete el derecho de sus trabajadores “a no conocer otra lengua oficial que la del Estado”. 

“Es verdad que luego la compañía ha matizado sus palabras en un comunicado, pero no lo es menos que su primer impulso, expresado de forma reiterada en las redes sociales, había sido el de complacer al cantante en su reclamación y castigar al trabajador”, agregó Pericay, lamentando que el cantante haya acompañado su queja en las redes sociales de una fotografía del camarero.

Foto: Manuel Hernández Lafuente

Anterior

Astilleros Gondán pone a flote el primer remolcador dual construido en Europa

Siguiente

La fragata “Danmark”, en franquía, rumbo suroeste