Acontecer marítimoDestacado

Aumenta la preferencia por la instalación de scrubbers

A mayor consumo de combustible de un buque, mayor es la posibilidad de que el armador opte por un depurador de gases de escape (scrubber), para cumplir el nuevo límite al contenido de azufre de los combustibles marinos, que entró en vigor el primero de enero de 2020. Así lo muestran las cifras publicadas por BIMCO en su análisis de tendencias del sector del transporte marítimo de graneles sólidos.

En el segmento de buques graneleros de mayor porte y, como consecuencia, mayor consumo, los tipo capesize, valemax y VLOC (Very Large Ore Carriers), la proporción de buques equipados con scrubbers se encuentra entre un 85% y un 100%. Solo en 13 buques de los 96 entregados, el armador optó por utilizar fueloil de muy bajo contenido en azufre (VLSFO). Entre los panamax, esta proporción se quedaba en el 54%, con los armadores eligiendo instalar depuradores de escape en 81 buques de los 150 entregados.

Entre los buques más pequeños, aproximadamente uno de cada tres graneleros handymax de nueva construcción optaron por instalar un scrubber. Por el contrario, únicamente se instalaron tres en el sector de los handysize, un 4% del total de los 67 buques de nueva construcción de este tamaño entregados en 2020.

Según Peter Sand, analista jefe de BIMCO, la tendencia es clara a pesar de que el diferencial de precios de combustible entre los combustibles de bajo contenido en azufre y el fueloil convencional ha sido mucho más bajo de lo esperado. “Aun así, en lo que va de 2020, los ingresos medios en el mercado spot para un capesize con scrubbers son de unos 2.818 dólares/día, un 27% superiores que para un buque del mismo tamaño sin scrubbers”, concluye Sand.

Foto: cedida

 

Anterior artículo

Remolques Gijoneses encarga un remolcador en Turquía

Siguiente artículo

La accidentada varada del buque “Belén” en ASTICAN