DestacadoTemas profesionales

Aceleración de la digitalización en los “smart containers”

La aceleración en la implantación de medidas para digitalizar las empresas es una constante desde hace dos meses. Especialmente en las empresas logísticas y de transporte, cuya importancia ha quedado patente durante la crisis epidemiológica. 

La velocidad de desarrollo e inversiones en digitalización, no se dan de la misma manera en las grandes multinacionales, que en las pequeñas empresas, para las que suponen inversiones muy importantes con largos periodos de retorno. Cuando estas han logrado amortizar estas inversiones, normalmente sus medios se han quedado desfasados, debido a la rapidez con la que se dan los avances en este campo.  Es por ello que el desarrollo tecnológico en las empresas funciona a diferentes velocidades y debe existir un apoyo institucional a los pequeños y medianos empresarios para puedan seguir la estela de esta modernización.

Los avances en los campos de la digitalización y de las telecomunicaciones en el sector del transporte de mercancías contenerizadas, se centra en el Smart-Container. Un equipo instalado en los contenedores es capaz de controlar un sinfín de parámetros, tanto del recipiente como de su contenido, registrando su trazabilidad, estado de la mercancía, temperatura, situación exacta, etc,  incluso a miles de km de distancia, de manera que las empresas puedan disponer de información en tiempo real de las mercancías de sus clientes. Un avance importante que tecnológicamente no supone un problema. Ya está desarrollado e implantado por parte de las principales navieras.

Sin embargo, no ha tenido la consolidación que cabía esperar, a pesar de su madurez tecnológica.  Lo que parece sencillo, se encuentra con trabas burocráticas, normativas dispares, disposiciones de confidencialidad, problemas de sincronización entre sistemas y lenguajes informáticos, etc. 

Los operadores y navieras coinciden en la raíz del problema. Hay que trabajar en la compatibilidad y unificación del sistema, un criterio único para las compañías y usuarios.  De que nos sirve la tecnología, las telecomunicaciones, la protección de las cadenas blockchain, si no hay acuerdos sobre el contenido de la información a transmitir, el lenguaje a emplear, o los datos a aportar sin dañar la confidencialidad del cliente o los intereses industriales de las empresas. Algunos países, sobre todo del sudeste asiático, todavía se oponen a este control de la trazabilidad de las mercancías alegando problemas de seguridad nacional.

Lo recalcaba el secretario general de la Organización Marítima Internacional (IMO), Kitack Lim, esta semana en una de sus comparecencias. “La pandemia nos ha demostrado la gran importancia del sector marítimo y de sus trabajadores. Una mayor financiación pública es necesaria para el sector. También una mayor y más estrecha colaboración entre compañías navieras, puertos y gobiernos para resolver los problemas de esta industria”.

Todas las grandes navieras coinciden en que se precisa un acuerdo global que unifique criterios y que permita relanzar estas herramientas de manera definitiva, por el valor añadido que dan al control y seguridad de sus servicios y envíos. La ciberseguridad y la encriptación de datos es pieza esencial en el engranaje.

Al mismo tiempo, las empresas del sector de las telecomunicaciones trabajan ya en mejorar estos sistemas. En el periodo 2022-2032 pretender  lanzar su propia red de nanosatélites al espacio, creando grupos de mas de 25 nanosats, con masas húmedas de entre 1 y 10 Kg, que serán capaces de garantizar una conectividad global para los Smart Containers,  ofreciendo tanto el emisor como al receptor de la mercancía un servicio de información segura y en tiempo real, sin limitación de posición o zonas oscuras.

La nueva carrera espacial ha despegado sobre todo desde el momento en el que Elon Musk, físico y emprendedor sudafricano creador de compañías como Tesla o Pay Pal, ha lanzado su proyecto “Space X” para llevar pasajeros o satélites al espacio.

Los últimos progresos de esta empresa fundada en 2002, han propiciado ahora la reducción de costes de lanzamiento de nanosats y permitirán en este nueva revolución espacial, poner en órbita constelaciones de control y seguimiento de mercancías por todo el planeta. En otro momento trataremos otra cuestión asociada directamente con estos servicios. el control de los buques no tripulados y la optimización de sus puentes de mando, futuros usuarios de las redes de nanosatétiles.

Asistimos al nacimiento de los nuevos servicios aeroespaciales ligados directamente a la industria marítima. Mientras, seguimos los avances de la Agencia Espacial Europea (ESA) en su Proyecto Interreg Sudoe,  Nano-Star.  Confiamos en que las grandes compañías navieras y logísticas  alcancen  pronto los acuerdos necesarios, que coordinen los servicios descritos y que permitan dar un paso mas en el campo de la logística y concretamente de la mercancía contenerizada.

No lleguemos tarde al futuro.

(*) Engineer specialized in public and private management. Maritime Administration. Port business. Energy transition

Anterior artículo

Trasmediterránea repatría 1.293 pasajeros desde Marruecos

Siguiente artículo

El Hierro recupera la línea directa a partir del lunes 15