Temas profesionales

2021: el gran año de los puertos de Latinoamérica

La tendencia privatizadora en el ámbito portuario brasileño continúa. Lo adelantaba hace unos meses. Las medidas impuestas por el gobierno presidido por Jair Bolsonaro tienen como base estratégica, la introducción de capital privado en las principales infraestructuras portuarias del país carioca.

Las recientes licitaciones podrían generar inversiones privadas por encima de los 305 millones de dólares, reforzando así la capacidad operativa y conectividad portuaria. Este empuje de la participación privada generaría la implantación de nuevas líneas de negocio y un crecimiento de las exportaciones hacia el continente europeo, reforzando las conexiones ya existentes con enclaves como Rotterdam o los puertos lusos. Las instalaciones que serán incluidas en este nuevo paquete de medidas serían la administración portuaria de Espirito Santo y concesiones en los puertos de Vitória y Barra do Riacho, que se sumarían al grupo de las que ya funcionaban bajo el ámbito privado o mixto.

Es importante significar que, tras un buen año de cosecha, el precio de la soja sigue escalando posiciones en el marcado americano y acumula una subida de casi un 58% desde de marzo 2020, impulsado por la fuerte demanda internacional.

Brasil es un importante productor de cereales, circunstancia que unida a la nueva política portuaria brasileña, podría otorgarle un fuerte crecimiento a corto plazo. Las sólidas alianzas establecidas con Portugal serían las vías preferentes para suministrar productos al norte de Europa y al mercado africano. La colaboración firmada entre las Cámaras de Comercio de ambos países propicia esta tendencia. El Puerto luso de Sines incrementará así sus descargas gracias a las exportaciones cariocas. Otros productos que han favorecido los movimientos de exportación son la carne de pollo, el azúcar y el aceite vegetal.

En la vertiente del Pacífico, la terminal mejicana Contecon en Manzanillo, cerró el 2020 con buenas cifras de movimientos de contenedores a pesar de la pandemia y espera subidas de cara al 2021. Hay que tener en cuenta que México es un país con un potencial exportador de productos frescos y manufacturados muy importante. Justamente los mercados en alza en este momento.

La Autoridad Marítima de Panamá ha reportado un crecimiento en movimientos de contenedores de un 5,4%, con respecto a la cifra de 2019 y sigue demostrando una gran solidez. Son algunas muestras de la buena salud del sistema portuario latinoamericano a pesar de la pandemia.

Al cierre de 2020, las cifras de TEUs movidos en los cinco principales  enclaves portuarios de LATAM confirmaban las siguientes cifras:

Al otro lado del Atlántico se debe profundizar en los medios adecuados para una óptima distribución de estos productos, una vez desembarquen en Europa. La clave esta en la intermodalidad y especialmente en el ferrocarril. 2021 es el año de este medio de transporte para la Unión Europea, que espera destinar importantes inversiones para impulsar su modernización y desarrollo. De esta manera se contribuiría a la disminución de la huella de carbono que en el ferrocarril es hasta nueve veces menor en comparación con el transporte por carretera. Este medio actúa como un auténtico dinamizador de la actividad portuaria, facilitando una rápida salida de las mercancías de las instalaciones portuarias para su redistribución logística. Por ello, la competitividad de los principales puertos continentales, podría estar condicionada por la modernización y construcción de los adecuados accesos ferroviarios.

Aunque en 2020 se han ralentizado las exportaciones latinoamericanas en general, se debe a un a circunstancia totalmente coyuntural. Este freno es solo la antesala de un fuerte repunte que se producirá, dependiendo de la rapidez con la que se logre distribuir la vacuna del Covid-19. Las potencialidades de producción de los países sudamericanos, unidas precisamente a un incremento de la demanda de productos básicos, agroalimentarios y manufacturados a nivel mundial, producirá a lo largo del próximo quinquenio, un crecimiento de sus exportaciones sobrepasando cifras pre-pandémicas.

Son algunas de las razones para prever una tendencia positiva en los próximos años del sector portuario de América Latina, así como una alternativa atractiva ante futuras inversiones. Debemos mirar mas hacia este continente y su red portuaria para no llegar tarde al futuro.

Foto: @twitter

Anterior artículo

2021: The great year of Latin American Ports

Siguiente artículo

Pedro Agustín del Castillo vende sus acciones y sale de Binter