Acontecer marítimoDestacado

Una polémica estéril

Boluda y sus acólitos y adulones se equivocan de estrategia. Andan las cabezas dirigentes de la citada empresa naviera y estibadora con sede en la capital grancanaria, investidos del atribuido don de adivinos, “analizando” la posibilidad de que la línea entre Canarias y Cabo Verde tenga su cabecera en el puerto de Santa Cruz de Tenerife en vez de Las Palmas de Gran Canaria y todo ello por un supuesto ahorro de casi el 50% en la estiba. Como si eso fuera una panacea. 

Seamos serios. Ese argumento fue utilizado, en otro tiempo, para reavivar el pleito insular en el que algunas cabezas pensantes son especialistas y lo tienen presente como argumento recurrente. Pero ahí no picamos. Cada cosa en su lugar. Ya verán que Boluda no se moverá del puerto de Las Palmas, pues si realmente le hubiera interesado el puerto de Santa Cruz de Tenerife como base de operaciones, en silencio hace tiempo que lo habría hecho. Dinero es dinero. 

Y por el medio, como copartícipe de la comedia, el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, escenificando parte del supuesto problema. A Luis Ibarra le conocemos hace tiempo y le tenemos por una persona seria y un profesional intachable, pero en este caso nos da la impresión de que se presta al juego mediático. Y echa mano de la supuesta “competencia desleal” en el puerto tinerfeño. Al respecto le decimos que deje de mirarse el ombligo, que reconozca sus posibles errores de gestión y después hablamos del sexo de los ángeles. La larga permanencia en el cargo le impide ver con claridad el bosque de contenedores. 

Foto: cedida

Anterior artículo

Naviera Armas encarga a Carus la gestión de la terminal de Las Palmas

Siguiente artículo

Fuego en un contenedor desata la alarma en Hong Kong