Acontecer marítimoDestacado

Los nuevos trimaranes de Fred Olsen llegarán en 2020

La experiencia del trimarán “Benchijigua Express”, en servicio desde mayo de 2005, ha sido determinante para que Fred. Olsen Express haya tomado la decisión de encargar otros dos buques del mismo tipo, más avanzados en lo que a tecnología se refiere, pero algo menores en su tamaño, aunque no en capacidad. La naviera de origen noruego ha preferido la opción de Austal frente a los catamaranes de Incat.

Un contrato de 190 millones de dólares australianos, unos 126 millones de euros, que refrenda la trayectoria del astillero Austal, que ha conseguido últimamente otros contratos importantes para operadores de EE.UU. y Europa. Las embarcaciones de alta velocidad vuelven a estar en auge, favorecido su agilidad operativa y el precio del combustible, aunque este es un factor sujeto a fluctuaciones internacionales.

Los futuros trimaranes tendrán algunas diferencias respecto del “Benchijigua Express”. Prescinde de la cubierta superior destinada a la clase oro, que irá situada a popa de la cubierta principal; los cascos laterales serán más afilados y modifican la proa que tiene su predecesor y detrás de la cubierta de puente irán los camarotes de los oficiales, modificación pensada por razones de seguridad. La chimenea será más delgada, tipo vela y situada a crujía. La propulsión, en principio, mantiene el mismo esquema del “Benchijigua Express”.

Sobre el proyecto, estos trimaranes de aluminio medirán 117 m de eslora y tendrán capacidad para 1.100 pasajeros y hasta 276 coches a una velocidad máxima de hasta 38 nudos. La construcción dará comienzo en 2018 y está previsto que se entreguen en unos plazos de 29 y 36 meses, respectivamente, es decir, a comienzos y finales de 2020.

Fred. Olsen da un paso adelante ante la necesidad que tiene de incrementar flota, para atender en mejores condiciones la demanda del transporte marítimo en Canarias. Descarta ir a un modelo mixto, como en algún momento llegó a plantearse y apuesta de nuevo por la alta velocidad. Una oportunidad, además, para generar empleo atractivo en una empresa de reconocida solvencia y trayectoria.

En septiembre de 2018 incrementará su flota con un catamarán de Austal, adquirido de segunda mano y en servicio hasta entonces en Dinamarca, lo que le permitirá reforzar su actividad. Entre sus objetivos a corto plazo figura implantar un servicio directo a La Palma, hasta ahora supeditado a las escalas en La Gomera.

Foto: cedida

Anterior artículo

La humildad de Aleksis Kivi

Siguiente artículo

El segundo “Ciudad de Algeciras” (1984-2004)