De la mar y los barcosDestacado

La era de los grandes petroleros ULCC en Europa

La era de los petroleros ULCC tuvo destacados representantes en Europa. En 1971, dos compañías francesas, la Societé Maritime Shell y la Compagnie Nationale de Navigation contrataron la construcción de cuatro gigantescos petroleros de 555.000 TPM, que serían los primeros del mundo en superar la barrera del medio millón de toneladas. Al mismo tiempo, en astilleros japoneses estaban en construcción los petroleros “Globtik Tokyo” (483.662 TPM) y “Globtik London” (483.960 TPM).

El contrato de los cuatro superpetroleros franceses fue adjudicado a Chantiers de l´Atlantique, en su factoría de St. Nazaire. En marzo de 1976 se puso a flote el primero de ellos, bautizado “Batillus” (553.662 TPM). El barco medía 414 m de eslora, 63 m de manga y un calado a plena carga de 28,50 m. Estaba compartimentado en 10 tanques centrales y 15 tanques laterales y estaba propulsado por cuatro turbinas de vapor Stal Laval, con una potencia de 64.800 caballos que accionaban dos hélices y una velocidad cargado de 16,5 nudos y 19 nudos en lastre. El consumo de combustible era de 320 toneladas por singladura a velocidad de servicio.

Los tres buques restantes de la misma serie fueron los siguientes: “Bellamya” (553.662 TPM) en 1976; “Pierre Guillaumat” (555.051 TPM) en 1977 y “Prairial” (554.974 TPM) en diciembre de 1979. De los cuatro citados, el mayor fue el “Pierre Guillaumat”, con una diferencia de menos de cien toneladas de peso muerto y unos pocos centímetros de eslora y manga. Por entonces, la prensa internacional había publicado que algunos astilleros asiáticos estaban trabajando en el diseño de superpetroleros de 800.000 TPM.

Sin embargo, estos petroleros y otros de porte menor, tenían los días contados. Cuando cayó la demanda de petróleo, comenzaron las paradas a gran escala y muchos ULCC y VLCC fueron condenados al desguace. En 1983, con tan sólo seis años de servicio, el petrolero “Pierre Guillaumat” fue vendido a Hyundai Corp. –durante unos meses ostentó el nombre de “Ulsan Master”– y en noviembre de ese mismo año fue desmantelado en Ulsan (Corea del Sur).

Durante casi dos años, los petroleros “Batillus” y “Bellamya” estuvieron fondeados en el fiordo de Vestnes (Noruega) a la espera de acontecimientos. Cuando los precios de desguace subieron, ambos buques fueron vendidos y desmantelados también en Kaohsiung (Taiwán) y Ulsan (Corea del Sur) en diciembre de 1985 y enero de 1986. El último mosquetero, “Prairial”, fue vendido a otros armadores y ostentó los nombres de “Sea Brilliance” (1985), “Hellas Fos” (1986) y “Sea Giant” (1997), hasta su desguace en septiembre de 2003 en Gadani Beach (Pakistán).

Foto: archivo Auke Visser

 

Anterior artículo

Emergencia en un avión de Finnair en Gran Canaria

Siguiente artículo

Freire construirá un buque oceanográfico para Bélgica