De la mar y los barcosDestacado

“Italian Reefer” (1985-1988)

En 2011 también se fue de la mar para siempre el buque frigorífico “Tibor”, abanderado en Belize, que arribó el 3 de julio a Alang (India), siendo varado unos días después para dar comienzo así a su desmantelamiento. En su última etapa figuraba como propiedad de Topaz Co. Ltd. y estaba operado por Murmantransflot Co. Ltd. Habían transcurrido 26 años desde el comienzo de sus singladuras enarbolando bandera española con el nombre de “Italian Reefer” y la contraseña en su chimenea de Jorgen Lauritzen, el armador danés que lo había fletado a Naviera Extremeña, al igual que su gemelo “Iberian Reefer”, construido en el citado año y para la misma compañía armadora, un proyecto empresarial que tuvo corta existencia.

Eran buques de elegante estampa marinera, diseño moderno y buen andar, con tres bodegas situadas a proa y una a popa, cuatro puertas laterales, una potente planta frigorífica, una superestructura distribuida en cuatro cubiertas y una chimenea exenta a crujía y, asimismo, para las operaciones de carga y/o descarga disponía de dos grúas y dos puntales.

El contrato para la construcción de estos buques fue adjudicado a Astilleros del Cadagua, Vizcaya, siendo asignados los números de quilla 138 y 139 y, botados con los nombres de “Extresol” y “Extreluz”, entraron en servicio en marzo y agosto de 1985, respectivamente, aunque el contrato con Lauritzen obligó a rebautizarlos con los nombres de “Iberian Reefer” e “Italian Reefer”, respectivamente.

De 7.949 toneladas brutas, 4.473 netas y 10.168 de peso muerto, medía 134,47 m de eslora total -125 m de eslora entre perpendiculares-, 19,54 m de manga, 12,20 m de puntal y 9,47 m de calado máximo. Tenía una capacidad de carga de 11.601 pies cúbicos y también podía cargar 47 TEUS sobre las tapas de las escotillas. Estaba propulsado por un motor Burmeister & Wain 5L67GFCA, con una potencia de 10.900 caballos sobre un eje y mantenía una velocidad de 22 nudos. Código IMO 8301034.

En 1988, los buques “Iberian Reefer” e “Italian Reefer” fueron intervenidos por el Banco de Crédito Industrial y transferidos a la Sociedad de Gestión de Buques (SGB), con lo que la continuidad del proyecto de Naviera Extremeña se vio truncado. Adquiridos por Reefer Services Co. Ltd. y gerencia de Euronavis, fueron abanderados en Bahamas y rebautizados con los nuevos nombres de “C.R. Alicante” y “C.R. Dieppe”.

A partir de 1993, el buque de esta historia siguió la siguiente evolución: “Bretagne” (1993-2002), “Firenze” (2002), “Baltic Cliff” (2002-2007), “Pietari Cliff” (2007-2009) y “Tibor (2009-2011), con el que finalizó su vida marinera. En su etapa como “Pietari Cliff” permaneció algún tiempo amarrado en el río Fal, Cornwall, pendiente de acontecimientos, abarloado a los buques de su misma contraseña “Pietari Bright” y “Pietari Glory”.

Foto: Chris Howell (shipspotting.com)

Anterior artículo

El premio de lotería no estaba en el cementerio de Barcelona

Siguiente artículo

Vulcano aplaza a octubre la entrega del ferry “Villa de Teror”