Del Cronista Oficial

Eliseo Carballo, in memoriam

Habíamos quedado para vernos el próximo fin de semana, a mi regreso de viaje. Me tenía guardados unos papeles sobre la historia de Fuencaliente, para mi archivo y quería comentar algunos detalles interesantes de la patria chica, la misma que siempre nos ha unido y motivado. Estando lejos recibo la noticia de su partida inesperada y aún no repuesto de la triste sorpresa, las cuentas del rosario de los recuerdos se agolpan en instantes para evocar la gratitud de los buenos momentos vividos, que fueron muchos, a decir verdad.

Antonio Eliseo Carballo Pérez, que era Antonio en Tenerife y en Venezuela y Eliseo en La Palma, fue un digno hombre de su tiempo, trabajador, emprendedor, honesto, inteligente y muy capaz. Quien ha rendido su último tributo en esta vida terrenal ha sido un paisano destacado, que amó siempre a su pueblo, al que le dedicó sus mejores afanes, haciendo honor a sus raíces, apostando por lo nuestro en forma de unos cultivos de viñedos y una bodega familiar herencia de su padre, don Elías Carballo, a la que con la ayuda de su familia Eliseo bien supo fortalecer.

Fue un empresario de éxito en La Palma, en Tenerife y en Venezuela. En sus años de estancia en Acarigua, Estado Portuguesa, participó en la fundación del Hogar Canario de aquella ciudad, junto al siempre bien recordado amigo  Luis Onzáin Acosta y otros paisanos que dejaron una huella en el tiempo; resultado de su forma de ser y de hacer las cosas, algo consustancial con su generación, que es la de la inmediata posguerra, de las estrecheces y el valor y el aprecio por el trabajo, por la superación y por el querer ser más y mejores personas en la vida.

De regreso a Tenerife fundó la empresa técnica agrícola Agroapis y participó en la fundación de la Casa de Venezuela en Canarias, junto al cónsul general Jesús Márquez Moreno y otros paisanos y amigos, como Amado Concepción Sicilia, Miguel Medina Medina, Emilio Algaba Guimerá, Arquímedes Martín Alonso y Antonio Plasencia Santos. Años más tarde, Eliseo Carballo fue presidente de la entrañable sociedad que nació como testimonio de los lazos de hermandad entre Canarias y Venezuela. Recordamos especialmente la celebración de la Semana de La Palma, con la presencia de destacados paisanos que impartieron conferencias y grupos musicales que dejaron el testimonio de su brillante quehacer artístico.

Descanse en paz el apreciado y admirado amigo y paisano. El encuentro que ha quedado pendiente para el próximo fin de semana tendremos ocasión de hacerlo el día en que nos corresponda volver a vernos. Hasta entonces un fuerte abrazo, querido Eliseo, allá donde quiera que estés.

Foto: cedida

Anterior artículo

Finnair potenciará su presencia en Madrid y Barcelona en 2018

Siguiente artículo

Petrogás ha embarcado a 28 alumnos en 2017