Acontecer marítimoDestacado

El U.S. Coast Guard culpa al capitán del buque “El Faro”

Un informe del U.S. Coast Guard concluye que una interpretación errónea del capitán del buque “El Faro”, Michael Davidson, acerca de la fuerza y evolución del huracán “Joaquín”, ocurrido en octubre de 2015, provocó su hundimiento y arrastró a la muerte a sus 33 tripulantes. El capitán debió tomar una ruta alternativa entre Jacksonville y San Juan de Puerto Rico, en la que el buque siniestrado operaba con carácter regular, resalta el documento dado a conocer el pasado fin de semana. 

El U.S. Coast Guard resalta que el buque “El Faro” zarpó tres horas después de que el Centro Nacional de Huracanes de EE.UU. advirtiera de que la tormenta tropical se convertiría en huracán de categoría 4 un día después, como así sucedió, y registrara vientos máximos sostenidos de 240 km/hora.

Si hubiera sobrevivido, el capitán Davidson habría sido sometido a una investigación y pérdida de su licencia, al considerarle culpable del trágico desenlace, en el que no hubo supervivientes. El informe destaca que “durante periodos críticos de la navegación, el capitán falló al entender la severidad de la situación” e interpretó equivocadamente la trayectoria del huracán y la resistencia del buque de su mando ante una situación meteorológica adversa como la descrita.

La grabación de datos se interrumpió diez minutos después de que hubiera dado la orden de abandono, registrada a primeras horas de la mañana del primero de octubre. En una conversación con tierra firme, el capitán Davidson informó de una escora de 15 grados, pérdida de propulsión y y una vía de agua que había sido controlada.

El informe recomienda sanciones civiles para la compañía armadora Tote Maritime, con sede en San Juan, pues considera que no hubo garantías en la seguridad de las operaciones marítimas y no proporcionó en tierra apoyo a las operaciones de sus buques, además del cumplimiento de los horarios de trabajo y sus descansos correspondientes y fallos de entrenamiento de las tripulaciones en casos de emergencia. Según se desprende de la investigación de las cajas negras, la tripulación sufrió fatiga y ansiedad, lo que contribuyó a la tragedia, destaca el informe que publica “El Nuevo Herald”.

Foto: U.S. Coast Guard

Anterior artículo

Aerolíneas Argentinas suprime la línea Buenos Aires-Caracas

Siguiente artículo

“Ciudad de Cádiz” (1981-2003)