De la mar y los barcosDestacado

El petrolero “Castillo de Tamarit” (1977-1985)

El contrato entre la Empresa Nacional Elcano y Astilleros Españoles para la construcción del segundo buque de la serie de 270.000 TPM se firmó el 22 de febrero de 1973 y recibió el nombre de “Castillo de Tamarit”. Fue adjudicado, al igual que el buque “Castillo de Salvatierra”, a la nueva factoría de Puerto Real, que era la única del grupo Astilleros Españoles que tenía capacidad para construir buques de este tamaño. Al igual que sucedió con el anterior, el precio del contrato, sin revisión, se fijó en 3.045 millones de pesetas, con un crédito del BCI por importe de 2.421 millones de pesetas.

Aquellos eran tiempos convulsos en el sector naval nacional. En poco tiempo, la carrera de nuevas construcciones que copaban la actividad de los principales astilleros europeos y orientales sufrió un colapso, que arrastró a muchos de ellos a la ruina y provocó un excedente de flota a nivel mundial, lo que provocó el amarre e incluso el desguace de muchos de ellos, sin que hubieran tenido tiempo de amortizar las elevadas inversiones que exigían.

El caso español no fue una excepción. Astilleros de Cádiz, perteneciente al grupo AESA, hacía tiempo que se había sumado a la carrera del gigantismo de petroleros –entre ellos figuraban los buques “Barcelona”, “Gibraltar”, “Aragón”, “Amoco Cádiz”, “Amoco Milford Haven”, “Amoco Singapore”, “María Alejandra” y “Mycene”, mayores de 200.000 TPM– y ASTANO había logrado construir sobre grada los mayores petroleros del mundo: “Arteaga”, “Butrón” y “Santa María”, superiores a 330.000 TPM y contratados por Petronor, además de otros buques de porte similar para la compañía Gulf Oil Co. 

La construcción de los nuevos petroleros de Elcano –los mayores de su historia y para los que se había firmado un fletamento de ocho años con Enpetrol– sufrió un retraso muy considerable, de modo que, fijada la fecha de entrega de ambas unidades para diciembre de 1975, en ese mismo año se preveían unas demoras tan importantes que resultaba difícil predecir nuevos plazos y, a modo de orientación, se consideraba como posible fecha el último trimestre de 1976. Meses después, y ante la acumulación de nuevos retrasos, volvieron a reconsiderarse los plazos de entrega. El buque “Castillo de Tamarit” flotó por primera vez el 31 de junio de 1976 y fue entregado el 27 de junio de 1977, quedando a disposición de Enpetrol. El 21 de julio siguiente comenzó en el puerto de Cádiz su primer viaje al Golfo Pérsico vía cabo de Buena Esperanza.

La varada correspondiente a 1981 se prolongó más de lo previsto debido a una inundación producida en la cámara de máquinas cuando el buque se encontraba reparando en el astillero. En aquel año, la flota petrolera de la Empresa Nacional Elcano, compuesta por cinco buques, transportó 4,8 millones de toneladas de crudo. En la varada correspondiente a 1983 se ejecutaron los trabajos para adecuarlo a las reglas IMO y su reconversión en lastre segregado, cumpliendo así con la nueva normativa vigente desde octubre del citado año.

A partir de junio de 1984, el recrudecimiento de la guerra irano-irakí y los ataques a buques petroleros en el Golfo Pérsico aumentaron la inquietud entre los armadores mundiales, provocando un fuerte incremento de los fletes internacionales y de las extra primas de los seguros. En esta situación, el buque “Castillo de Tamarit”, fletado a Enpetrol, recibió órdenes de cargar en Kharg Island, que no había sido declarada zona de guerra, hacia donde se dirigió, pero intervino el Ministerio de Asuntos Exteriores y el buque quedó a órdenes y fondeó durante 25 días en Fujairah.  

En febrero de 1985, la Empresa Nacional Elcano y Enpetrol alcanzaron un acuerdo para cancelar la póliza de fletamento de los dos buques de 270.000 TPM, siendo sustituidos por los petroleros recién transformados “Castillo de Lorca” y “Castillo de Montearagón”. Este cambio en el contrato determinó la baja de los petroleros “Castillo de Tamarit” y “Castillo de Salvatierra”, que en ese mismo año se vendieron para desguace en Corea del Sur.

De 138.960 toneladas brutas, 104.420 toneladas netas y 271.477 toneladas de peso muerto, medía 334 m de eslora total –314 m de eslora entre perpendiculares–, 55 m de manga, 27 m de puntal y 20,42 m de calado máximo. Disponía de una capacidad de carga de 315.268 metros cúbicos en 20 tanques y estaba propulsado por dos turbinas de vapor General Electric MST-14 –fabricadas, bajo licencia, en los talleres de AESA en Bilbao–, que tomaban vapor de dos calderas Combustion Engineering V2M8-7  –fabricadas, bajo licencia, en la Fábrica San Carlos, Cádiz–, diseño de automación de la firma italiana Termokimik y desarrollaba una potencia de 36.000 caballos sobre un eje y le permitía mantener una velocidad de 15,7 nudos. Código IMO 7386453.

Bibliografía:

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2004). Empresa Naviera Elcano. Seis décadas de historia. p. 344. Madrid.

Foto: FotoFlite / archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

 

Anterior artículo

Botadura del primer buque híbrido de Hurtigruten

Siguiente artículo

Boluda impulsa la línea comercial Canarias-Cantábrico