Acontecer marítimoDestacado

El pesquero español “Dorneda” se hundió frente a Argentina

El buque pesquero español “Dorneda”, propiedad de la compañía Freiremar, se ha hundido la pasada madrugada cuando faenaba en aguas de Argentina y de sus 27 tripulantes, hay uno fallecido, un desaparecido (ambos de nacionalidad peruana) y 25 rescatados a bordo de dos balsas y un bote. El suceso, según informa la Armada argentina, se produjo a 308 millas de la ciudad de Comodoro Rivadavia, en aguas internacionales frente a Argentina.

Según las primeras informaciones, el naufragio se produjo a consecuencia de una vía de agua en la sala de máquinas, en condiciones meteorológicas adversas, lo que pudo dejar al buque sin propulsión. La tripulación fue rescatada por otro pesquero que se encontraba en la zona y desembarcada en Puerto Madryn, donde han recibido asistencia. La base naval de Puerto Belgrano recibió a las 22 h del 10 de julio una señal de radiobaliza procedente del pesquero español y el Centro Coordinador de Búsqueda y Salvamento se ocupó de organizar el rescate.

Construcción número 38 del astillero José Valiña Lavandeira, A Coruña, entró en servicio en mayo de 1988, figurando como propiedad de los armadores José Luis Quintas y Pascual Alabau. Vendido posteriormente a Freiremar, desplazaba 1.1440 toneladas en un casco de 50 m de eslora y 9,40 m de manga y estaba propulsado por un motor de 1.540 caballos.

Se trataba de un buque congelador con una capacidad de 25 toneladas diarias de elaboración y una tripulación de una veintena de personas. La mayor parte de sus treinta años de vida marinera transcurrieron en la zona NAFO y Malvinas, informa José Pino. Señala el experto en temas pesqueros que en su proa mostraba el escudo del Concello de Oleiros al que pertenece Dorneda, el pueblo natal de sus armadores. Ofició la botadura Rafael Taboada, capellán de la Colegiata de Santa Maria y la madrina, Carmen Garcia Álvarez tuvo el detalle de romperle en la proa una botella de albariño gallego sustituyendo al cava tradicional.

Foto: archivo de José Pino

 

Anterior artículo

A Finnair no le interesa el mercado de Canarias en verano

Siguiente artículo

La resaca complica la operativa de Naviera Armas