El mundo de la aviación

El morro acristalado del avión Ilyushin Il-76

El avión cuatrimotor Ilyushin Il-76 es un veterano de la industria aeronáutica de la desaparecida URSS. Remonta sus orígenes a 1967, cuando el citado fabricante presentó a la Fuerza Aérea de la Unión Soviética el proyecto de un avión de transporte capaz de mover una carga de 40 toneladas a una distancia de cinco mil kilómetros en seis horas de vuelo. Los requerimientos militares exigían, asimismo, que pudiese operar en pistas cortas, en terrenos no preparados y en regiones de meteorología dura, como Siberia y zonas árticas.

El 25 de marzo de 1971 realizó su primer vuelo este avión cuatrimotor, que la OTAN designó “Candid”. Incorporado a partir de 1974, tiene unas ciertas influencias del modelo norteamericano Lockheed C-141 Starlifter, fruto del espionaje industrial del KGB de la época. Dispone de un morro acristalado para la navegación y observación aérea, un tren de aterrizaje reforzado, motores potentes y una compuerta de carga para grandes volúmenes. La cadena de montaje se instaló en Taskent y este modelo, en sus diferentes variantes, estuvo en producción hasta 1997 y en total se fabricaron 960 unidades.

Mientras existió la URSS, este avión tuvo uso eminentemente militar. A raíz de su desintegración, pasó a formar parte de la Fuerza Aérea de Rusia y Fuerza Aérea de Ucrania. Vuela también en la Fuerza Aérea de India, país que tiene a Rusia como su principal proveedor de equipos militares de todo tipo. 

En la foto de nuestro estimado amigo y colaborador Rubén Cabrera Jiménez, vemos al avión Il-76TD en versión carguero de la compañía Volga Dnepr Airlines, captado en el aeropuerto de Barcelona. La mencionada compañía tiene su base en Ulyanovsk y su principal fama viene dada por su especialidad en cargas de gran tamaño. Tiene una flota compuesta por 10 aviones Antonov AN-124, siete Ilyushin Il-76, siete Yakolev Yak-40 y ha cursado pedidos para otros cinco Antonov AN-124, ocho AN-148 y 10 Boeing B-747 series -400 y -800 en versión cargueros.

Foto: Rubén Cabrera Jiménez

Anterior artículo

Firma del MOU de cinco corbetas para Arabia Saudí

Siguiente artículo

“Spirit of British Columbia”, escala técnica en Tenerife