Acontecer marítimoDestacado

El contrato de Viking Line cuesta 100 millones menos en China

El astillero Xiamen Shipbuilding Industrie Co. Ltd. (XSI) inició esta semana el corte de chapa del nuevo buque contratado por la compañía finlandesa Viking Line, que será estrenado en enero de 2021 en la línea Turky-Aland-Estocolmo. Además de su marcado carácter ecológico, de su diseño destaca la generosa disposición de grandes ventanales panorámicos para que el pasajero disfrute de las excelencias de la naturaleza de los archipiélagos de Finlandia y la cercanía del mar.

En su diseño participan varios estudios de ingeniería (Wärtsila, ABB Marine, Kone, Deltamarin y Almaco) y la empresa de decoración sueca Koncept Stockholm, que ha sido seleccionada entre las varias propuestas recibidas por las novedades e innovación que incorpora, para la construcción de un buque de nueva generación que marque una nueva dimensión en lo conocido hasta ahora.

Viking Line trata de mejorar las vivencias a bordo de sus pasajeros en un buque tipo cruiseferry, pensado tanto para las diferentes tipos de clientes, así como familias con niños y celebración de reuniones y congresos, así como una gran agilidad y versatilidad en el transporte de carga rodada y vehículos. Viking Line piensa, además, en los turistas internacionales, de modo que su opción sea la oferta más atractiva.

El nuevo buque, que tendrá propulsión dual, será algo mayor que el exitoso “Viking Grace”, que es el primero de su clase en el mundo propulsado por gas natural licuado. La eficiencia energética optimizada y las soluciones ecológicas han sido asuntos muy estudiados en el proyecto del nuevo buque, que consumirá aproximadamente un diez por ciento más de combustible respecto de su predecesor.  

Sobre el proyecto se trata de un buque de 63.000 toneladas brutas, en un casco de 218 m de eslora con capacidad para 2.800 pasajeros alojados en 922 cabinas y casi doscientos tripulantes, así como un garaje para 1.500 metros lineales de carga rodada y vehículos. Será equipado con dos rotores Flettner, desarrollados por la compañía finlandesa Norsepower Oy Ltd. Se trata de un cilindro giratorio que usa el efecto Magnus para el aprovechamiento de la energía eólica en la propulsión del buque.

El primero de este tipo ha sido instalado en el buque “Viking Grace, habitualmente propulsado por gas natural licuado. Con ello se pretende reducir no solo el impacto medioambiental aprovechando la potencia del viento que sopla en aguas del mar Báltico, sino también el consumo de combustible y las emisiones contaminantes a la atmósfera.

El hecho de que una naviera típicamente nórdica como Viking Line, haya decidido contratar el nuevo buque en China en lugar de hacerlo en la industria naval nacional, ha sido objeto de críticas por parte de la sociedad finlandesa. Pero hay una realidad incontestable, según lo declarado por el CEO de la naviera, Jan Hanses, y es que el precio del astillero chino es de casi 100 millones de euros menos. De haberlo construido en Finlandia hubiera costado casi 300 millones y el contrato firmado en China asciende a 194 millones de euros.

Asimismo, ha sido más fácil negociar la financiación en China, en la que participan bancos alemanes y finlandeses. El gran astillero de Turku era el único dispuesto de acometer el pedido de Viking Line, aunque su cartera de pedidos alargaba la entrega hasta 2024. A su entrega, el nuevo buque reemplazará al ferry “Amorella”, que está en venta.

Que una naviera finlandesa haya contratado su nuevo “buque insignia” en China, ha despertado el interés del público chino por conocer Finlandia. El potencial puede duplicar los números actuales, que pasaría de unos cien mil a doscientos mil turistas anuales procedentes del gigante asiático, favorecido, además, por la fuerte implantación que la aerolínea nacional Finnair tiene en China.

Foto: Viking Line

Anterior artículo

Brote de gripe en un vuelo de Emirates al llegar a Nueva York

Siguiente artículo

El nuevo catamarán de Naviera Armas llegará en abril de 2019