De la mar y los barcosDestacado

El buque quimiquero “Stolt María Pando” (1982-1991)

La familia Pando, de Santander, alcanzó un cierto protagonismo en la Marina Mercante española en la década de los años ochenta del siglo XX. Todo su empeño acabó cuando intervino el Banco de Crédito Industrial (BCI) y sus barcos pasaron a manos de la Sociedad de Gestión de Buques (SGB). Un grupo de “bulkcarriers”, OBO’s y petroleros de productos acabaron siendo malvendidos y la estela naviera de Marítima Antares se difuminó en la noche de los tiempos.

A su contraseña pertenecieron los buques “Ana Pando”, “Charo Pando”, “Ángela Pando” (1º), “Laura Pando” (1º), “Angela Pando” (2º), ex “Pilar María”; “Ángela Pando” (3º), ex “Solares”; “Lucrecia Pando”, ex “Mercedes María”; “Laura Pando” (2º), ex “Soledad María”; “A. María de Pando” y “M. Luisa de Pando”.

En julio de 2012 leímos la noticia del desguace del buque “A. María de Pando”, gemelo del “M. Luisa de Pando”, a los que conocimos poco después de su puesta en servicio fletados al grupo internacional Stolt-Nielsen con los nombres de “Stolt María Pando” y “Stolt Luisa Pando”, respectivamente. Se fue de la mar para siempre después de treinta años de vida marinera y varios cambios de nombre, propiedad y banderas.

Era un buque de 20.443 toneladas brutas, 14.378 toneladas netas y 39.013 toneladas de peso muerto. Medía 173,51 m de eslora total –168 m de eslora entre perpendiculares-, 32 m de manga, 14,90 m de puntal y 11,18 m de calado. Tenía una capacidad de carga de 46.356 metros cúbicos en 26 tanques y estaba propulsado por un motor Burmeister & Wain 6L67GFCA, con una potencia de 13.100 caballos sobre un eje y mantenía una velocidad de 14 nudos. Código IMO 7931868.

Ambos buques fueron, en su momento, los mayores de su clase de la flota mercante española. El contrato se firmó con la Sociedad Española de Construcción Naval y las construcciones números 246 y 247 de la factoría de Sestao entraron en servicio en 1982. En marzo de 1983 fueron fletados a Stolt, etapa en la que navegaron con los nombres citados. En 1991 fueron vendidos a su fletador y tomaron los nuevos nombres de “Stolt Resolute” y “Stolt Reliant”.

Por la naturaleza de sus fletes fueron barcos que viajaron a muy diversos destinos. Desde Rotterdam cruzaron el Atlántico en demanda de Houston (EE.UU.) y vía canal de Panamá llevaron cargamentos a Corea, China, Taiwán, Hong Kong, Filipinas, Singapur, Indonesia y Malasia, así como cargas de aceites y otros productos a España y alcoholes de Brasil y Argentina a Japón.

En diciembre de 1982, el buque “A. María de Pando” pasó a llamarse “Ana María de Pando”. En marzo de 1983, con motivo de su fletamento a Stolt, adoptó el nombre de “Stolt María Pando”. En julio de 1990 modificó levemente su nombre para llamarse “Stolt María de Pando” y en agosto del citado año pasó a la propiedad de Stolt y recibió el nuevo nombre de “Stolt Resolute”.

Casi seis años después, en junio de 1996, fue rebautizado “Kenwood Park”, ocupándose de su gerencia la S. A. Monegasque d’ Administration. Habrían de transcurrir casi once años hasta que se produjo un nuevo cambio de titularidad y de nombre, pasando el buque de esta historia a llamarse “Norlake”.

En su última etapa fue detenido en varias ocasiones por deficiencias y figuraba como propiedad de la compañía egipcia Norna Shipping Corp.m abanderado en Panamá. En enero de 2012 fue rebautizado “Orla”, fase intermedia para su venta para desguace. Desde Suez, donde se encontraba fondeado, viajó a Alang (India), y en el pasado mes de febrero comenzó su desmantelamiento.

Foto: Brent (shipspotting.com)

Anterior artículo

Balearia refuerza el verano con el ferry egipcio “Duba Bridge”

Siguiente artículo

El buque “Benchijigua Express” retorna el próximo domingo