Armada Española y Marina MilitarDestacado

Cuba transforma dos pesqueros en patrulleros oceánicos

Dos antiguos buques factoría de Flota Cubana de Pesca han sido transformados en patrulleros oceánicos de la Marina de Guerra Revolucionaria de Cuba y prestan servicio en su nueva condición equipados con armamento convencional que ha sido sustituido en varias ocasiones y dos lanzadores SS-N-2 “Styx”, extraidos de una lancha lanzamisiles clase Osa II, de procedencia ex soviética, así como un cañón de 30 mm procedente de un tanque. No existe información fiable acerca de su equipamiento en cuanto a electrónica y otros equipos, pues se mantiene en secreto. Cuba trata de mantener sus capacidades navales operativas con una flota adecuada a sus posibilidades y su área de influencia. El proyecto se conoció en abril de 2003 cuando salió publicado en la revista “Verde Olivo”, órgano del Ministerio de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (MINFAR).

Se trata de los buques “Río Damuji” (BPH-391) y “Río Jatibonico” (BPH-390), construidos en Astilleros Construcciones (ASCON), factoría de Meira, ría de Vigo y entregados en abril de 1975 y diciembre de 1977, respectivamente. La transformación a su cometido militar se ha realizado siguiendo las directrices del Centro de Investigaciones Navales (CIDNAV), dependiente de Unión Industria Militar, con sede en La Habana. Ambas unidades disponen de una plataforma a popa para la operativa de helicópteros. Un tercer buque, “Río Los Palacios” (BHP-392), se encuentra amarrado en Cienfuegos, aunque no parece que se haya avanzado en el desarrollo del proyecto.

Desde mediados de la década de los sesenta del siglo pasado y por espacio de algo más de treinta años, la presencia de Flota Cubana de Pesca en el puerto de Las Palmas de Gran Canaria se convirtió en una de las más asiduas y capaces, con indudable protagonismo junto a otras banderas, como la extinta URSS, Japón y Corea del Sur. Cuba se había propuesto ser una potencia pesquera mundial y lo consiguió, aunque el empeño se precipitó antes de lo previsto. El paréntesis se cerró en 2001, cuando el declive económico y de influencia política en el sector evidenció errores estratégicos que pasaron factura.

La industria naval española contribuyó de manera destacada suministrando parte de los buques que formaron Flota Cubana de Pesca, entre ellos la larga serie de 26 unidades de la clase “Río Damuji”, construidos entre 1975 y 1979 en Astilleros y Construcciones (ASCON) e Hijos de J. Barreras. Correspondientes a los proyectos TACSA 95 TF y TACSA 95 TFA, desarrollados por la firma de ingeniería naval española TECNACO, se trataba de buques arrastreros congeladores, de 3.200 toneladas de peso muerto, dotados de parque de pesca y otros equipos muy avanzados para la época, que situaron a Cuba en una posición envidiable. Llevaban casi un centenar de tripulantes y la mayoría de ellos han sido desguazados y solo uno se perdió en accidente: “Río Zaza”, en febrero de 1989, después de una colisión con otro pesquero en los caladeros atlánticos del sur.

En cuanto a sus características técnicas, el buque “Río Damuji”, en su etapa de pesquero tenía un registro de 3.888 toneladas brutas, 1.698 toneladas netas y 3.206 toneladas de peso muerto, siendo sus principales dimensiones 106,86 m de eslora total -95,20 m de eslora entre perpendiculares-, 14,61 m de manga, 8,51 m de puntal y 5,50 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Barreras-Deutz, de 4.000 caballos de potencia sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 14 nudos. 

Desde mediados de la década de los años sesenta, Flota Cubana de Pesca aumentó sus efectivos con los buques pesqueros “Mar Caribe”, “Mar Océano” y “Mar del Plata” –estos tres del mismo porte e inspirados en el proyecto de los buques “Miño” y “Sil”, de PESCANOVA–, “Golfo de Tonkin” y “Golfo de Méjico”, “Guasa”, “Biajaiba”, “Jagua”, “Arigua”, “Camarón”, “Manjuarí”, “Tiburón”, “Alecrín”, ”Pargo”, “Merluza”, “Róbalo”, “Jurel”, “Atún”, “Rascasio”, “Cherna”, “Bajonao”, “Arenque” y “Camarón”, construidos en los astilleros de la ría de Vigo y del Cantábrico, así como el buque “Isla de la Juventud”, en el astillero de la Naval de Bilbao, que hacía también de barco de formación e investigación pesquera y más tarde de interceptador de la señal de TV Martí procedente de EE.UU. Figuran, además, una larga serie de buques camaroneros de la serie E en sus diferentes variantes, construidos en astilleros de Bilbao, Santander, Gijón y Vigo.

Flota Cubana de Pesca tuvo, además, seis buques pesqueros de la clase “Atlantik”, construidos en Stralsund (Alemania Oriental), nombrados “Playa Duaba”, “Playa Varadero”, “Playa Colorada”, “Playitas”, “Playa Larga” y “Playa Girón”, así como varios más de construcción japonesa, Alemania Oriental y Polonia, todo lo cual nos da una idea de la envergadura del macro proyecto que extendió la bandera cubana por todo el mundo.

La lista es más larga, pues han existido o existen un número de buques de diversos tipos y funciones –entre los cuales figura la larga serie de los “Lambda”, de Flogolfo–, todos ellos relacionados con el ámbito pesquero. En 1978, en su momento cumbre, Flota Cubana de Pesca capturó 213.171,8 toneladas de pescado. En 2001, cuando acabó su existencia, las capturas se habían reducido a 16.354 toneladas.

Para atender las necesidades de transporte y comercialización de las capturas, Flota Cubana de Pesca contrató en astilleros italianos y japoneses una serie de buques, que recibieron los nombres de “Océano Pacífico”, “Océano Indico”, “Océano Atlántico”, “Océano Ártico”, “Golfo de Batabanó”, “Golfo de Guacanayabo” y “Golfo de Guanahacabibes”. A ellos se sumó en 1969 el buque “Oceáno Antártico”, ex “Coolady”, construido en 1949 y al que recordamos en sus escalas en el puerto de Santa Cruz de Tenerife enarbolando bandera sueca con el nombre de “Coolangatta” y contraseña de la compañía Transatlantic AB. Luego volvió en varias ocasiones siendo cubano con el mencionado nombre.

Detalle del armamento situado sobre cubierta
Detalle del armamento situado sobre cubierta
El buque "Río Damuji" tiene su base en el puerto de La Habana
El buque “Río Damuji” (391) tiene su base en el puerto de La Habana
El faro del castillo del morro de La Habana presencia la salida de uno de los patrulleros
El faro del castillo del morro de La Habana presencia la salida de uno de los patrulleros
El buque "Río Los Palacios", amarrado en Cienfuegos (febrero de 2011)
El buque “Río Los Palacios”, amarrado en Cienfuegos (febrero de 2011)

Fotos: Carlos V. Góñiz Fariña

Anterior artículo

Plantean que el astillero La Naval vuelva a ser público

Siguiente artículo

Maersk incrementa su presencia en el puerto de Tenerife