Acontecer marítimoDestacado

Con tres meses de retraso y un contrato “a pérdidas”

Navantia ha entregado hoy el petrolero “Monte Udala” al Grupo Ibaizábal y lo ha hecho con tres meses de retraso sobre el calendario inicialmente previsto. Un dato que pone de manifiesto que la maquinaria productiva del astillero de Puerto Real no está lo suficientemente engrasada para cumplir con los plazos contractuales, como hacen sus inmediatos competidores o que ha habido fallos en las previsiones por parte de sus responsables. 

Es el primero de los cuatro petroleros “a pérdidas” que tiene en construcción el astillero gaditano, a partir del contrato firmado en 2015. Ha sido amadrinado por Mónica Aznar y a la ceremonia han asistido la presidenta de SEPI, Pilar Platero; el presidente del Grupo Ibaizábal, Alejandro Aznar, el consejero-delegado de CEPSA Corporate, Pedro Miró, y el presidente de Navantia, Esteban García Vilasánchez. El buque se incorporará al servicio de CEPSA en un contrato “time chárter”.

Según Navantia, la construcción de cada buque supone algo más de 725.000 horas de trabajo, que traducido a empleo alcanza una media de unas dos mil personas, entre directo e indirecto. El segundo y tercer petrolero de la serie ya se encuentran en el dique del astillero de Puerto Real, en distintas fases de construcción y también están afectados por retrasos en los procesos de producción.

Foto: Navantia

Anterior artículo

Fallece Fernando Guerrero, ex director general de Trasatlántica

Siguiente artículo

Primera escala de un avión A400M en Tenerife Norte