De la mar y los barcosDestacado

“Ciudad Rodrigo” (1952-1983), matrícula naval de Tenerife

En julio de 1952 CEPSA adquirió el petrolero “Aire” a la Sociedade Portuguesa de Navios Tanques Ltda. (SOPONATA), con lo que la capacidad de transporte de la flota superó las 50.000 toneladas de peso muerto. Abanderado en España y matriculado en Santa Cruz de Tenerife, recibió el nuevo nombre de “Ciudad Rodrigo”, en homenaje a la ciudad salmantina sitiada en julio de 1810 por los franceses y recuperada dos años después por las tropas inglesas al mando del general Wellington.

Construcción número 57 del astillero Orensunvarvet A/S, Landskrona (Suecia), había sido construido por encargo de la compañía noruega A/S Rendal (Moltzau & Christensen), con sede en Oslo, aunque poco después de su botadura fue transferido a la compañía sueca Rederi A/B Dalen (Otto Kihlström), de Gotemburgo y entregado en julio de 1940 con el nombre de “Glomdal”. Debido al curso de los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, permaneció amarrado por espacio de cuatro años y medio.

El 22 de enero de 1945, cuando todavía no había acabado la guerra, fue fletado por el Instituto Portugués de Combustíveis (IPC) y adquirido en propiedad en mayo de 1946, siendo abanderado el 26 de julio del citado año con el nombre de Aire y operado por la Compañía Colonial de Navegación (CCN). El 1 de agosto siguiente zarpó de Lisboa –su puerto de matrícula- en su primer viaje enarbolando bandera portuguesa –capitán, Antonio dos Santos Dionisio de Jesús– por cuenta de IPC.

El 7 de agosto de 1947 lo compró SOPONATA, entonces recién creada, navegando en el mismo tráfico que hasta entonces. El 11 de junio de 1949, en viaje de Aruba a Leixoes, sufrió una avería en la máquina y quedó al garete. En su ayuda acudió al día siguiente el petrolero Marao, de su misma contraseña, que lo remolcó a Funchal, a donde arribaron ambos después de diez días de viaje y 1.942 millas navegadas. En los meses siguientes se sucederían los problemas en la máquina. En agosto de 1950 quedó de nuevo a la deriva cuando navegaba de Willemstad a Bullem Bay y en noviembre de 1951 tuvo que regresar a Lisboa, apenas comenzado un nuevo viaje, por las mismas causas [1].

El barco estaba amarrado en Lisboa cuando lo compró CEPSA. El 9 de julio de 1952 se firmó la compra, siendo entregado el día 21 del citado mes en el puerto de Cádiz. Para el mando del buque, CEPSA designó al capitán Vigilio de Naverán y Learreta y al primer maquinista Román Elorrieta Arriaga, quienes, con el resto de la tripulación se hicieron cargo del buque en la factoría gaditana de la Sociedad Española de Construcción Naval, donde fue sometido a un recorrido general de casco y máquinas.

El petrolero "Ciudad Rodrigo", fondeado en aguas de Santa Cruz de Tenerife
El petrolero “Ciudad Rodrigo”, fondeado en aguas de Santa Cruz de Tenerife

En sus primeros años en CEPSA alternó los viajes de crudo de Sidón y de transporte de refinado de Tenerife a Las Palmas, puertos peninsulares, Norte de África y Guinea Ecuatorial. Entre los hechos destacados protagonizados por el “Ciudad Rodrigo” durante esta etapa figuró el salvamento del pesquero español “Domingo Benítez”, acaecimiento ocurrido en diciembre de 1958. El petrolero, al mando del capitán Manuel Fernaud Machado, procedía de Tánger y avistó las señales de socorro, dándole remolque hasta las proximidades de Safi, donde se hizo cargo un remolcador.

En diciembre de 1962 finalizaron las obras de renovación parcial del casco, que afectaron a los tanques de carga. Los trabajos se realizaron en los Talleres Nuevo Vulcano, en Barcelona y costaron 55 millones de pesetas. Las características del buque no sufrieron variaciones, a excepción de la ubicación del cuarto de bombas.

De 3.942 toneladas brutas, 2.246 toneladas netas y 5.959 toneladas de peso muerto, medía 112,12 m de eslora total –105,16 m de eslora entre perpendiculares–, 14,53 m de manga, 8 m de puntal y 6,82 m de calado máximo. Estaba propulsado por un motor Sulzer [2], fabricado en Winthertur, Suiza, de 1.500 caballos de potencia y andaba diez nudos con buen tiempo.

El 23 de junio de 1965 –capitán, Nemesio A. González Ramos– realizó la primera descarga en el nuevo terminal submarino de DISA en Salinetas (Gran Canaria) y a finales de noviembre de 1967 –capitán, Andrés Melián García– transportó el primer cargamento de refinado de la nueva refinería de Algeciras, lo que marcó un hito en la historia de CEPSA.

Pasaron los años. El buque-tanque “Ciudad Rodrigo” dejó los viajes de altura y quedó relegado al cabotaje en Canarias, con algún viaje esporádico a Ceuta y Melilla y cumplió también con el oficio de “bunker ship” en el puerto tinerfeño, que compartió con los buques “Mayorga”, “Guadarranque”, “Monteleón”, “Tudela” y “Mencey”, hasta la incorporación, en julio de 1983, de la nueva barcaza “Spabunker I”. 

En el historial del petrolero “Ciudad Rodrigo” figura el suministro al superpetrolero francés “Pierre Guillaumat”, de 555.055 TPM, efectuado el 21 de noviembre de 1982, que mantiene el récord de los buques entrados en el puerto tinerfeño, operación en la que también intervino el petrolero “Monteleón”. También suministró al petrolero español “María Alejandra”, de la flota de Mar Oil, en la que sería su última escala antes de la fatal catástrofe ocurrida en marzo de 1980 e hizo varios viajes –en algunos estuvo al mando del capitán Fernando Rancel Martín– para el suministro en alta mar al buque factoría holandés “L’Interpeche”, posicionado a unas mil millas al Sur de Canarias, frente a Guinea Bissau.

En su primera escala en el puerto de Tenerife renombrado "Acuario Diez"
En su primera escala en el puerto de Tenerife renombrado “Acuario Diez”

“Acuario Diez”

El 5 de junio de 1983, el buque-tanque “Ciudad Rodrigo” –capitán, Jesús “Pucho” Mendoza Bolaños– realizó su último viaje entre Tenerife y Las Palmas por cuenta de CEPSA. El día 27 fue entregado a la Sociedad Marítima de Pesca y Desguace (SOMAPED). Después de una varada en ASTICAN, a finales de julio cargó en el puerto tinerfeño completo de gasoil para abastecer a los pesqueros de ARBUMASA (Armadores de Buques Marisqueros, S.A.) que faenaban en Angola y Mozambique, haciendo aquel viaje al mando del capitán Vicente Salazar de Vicente. Durante unos meses conservó el mismo nombre y enarboló bandera panameña.

Después volvió por Tenerife en varias ocasiones con el casco pintado de negro y con el nuevo nombre de “Acuario Diez”. En su primera escala arribó el 26 de julio de 1984, ocasión en la que vino al mando del capitán Marcial Figueroa Morera, luego práctico del puerto de San Sebastián de La Gomera hasta su fallecimiento prematuro.

El 24 de marzo de 1985, después de una campaña de ocho meses en aguas sudafricanas, arribó a Huelva para proceder a la sustitución del equipo propulsor, que fue sustituido por un motor MWM, tipo TRH-345 y 2.500 caballos de potencia, que hasta entonces había pertenecido al buque español “Glaciar Grís”, que había sido desmantelado en Huelva. Las calderas también fueron sustituidas por un sistema hidráulico.

Entonces viajó a las islas Seychelles y volvió de nuevo a Tenerife en varias ocasiones, la última de ellas en abril de 1987, al mando del capitán santanderino Angel Arce Bedia. Unos meses después viajó de Mozambique en lastre a Huelva y después siguió a Sevilla, a donde arribó el 19 de julio, siendo entregado a Desguaces del Guadalquivir para chatarra. Los trabajos de desmantelamiento comenzaron el 1 de septiembre, acabando así su dilatada vida marinera.

Notas: 

[1] Correia, Luis M (1997). SOPONATA (1947-1997). Ediçoes e Iniciativas Naúticas, Lda. Lisboa.

[2] El motor había sido fabricado en 1931 y se instaló a bordo a comienzos de 1940.

Bibliografía:

Correia, Luis M (1997). SOPONATA (1947-1997). Ediçoes e Iniciativas Naúticas, Lda. Lisboa.

Díaz Lorenzo, Juan Carlos (2006). Escala en el Atlántico. El puerto de Tenerife y la refinería de CEPSA. pp. 225-228. CEPSA y DISA. Santa Cruz de Tenerife. 

Fotos: Archivo de Juan Carlos Díaz Lorenzo

Anterior artículo

Un veterano finlandés llamado “J.L. Runeberg” (1912)

Siguiente artículo

Estación Central de Helsinki