Acontecer marítimoDestacado

Algo sucede en la cúpula de Balearia

Víctor Terricabras Balada, hasta ahora director general de Negocio de Balearia, ha rescindido su relación contractual con la empresa a la que ha ayudado a crecer hasta límites inimaginables. La noticia flotaba en el ambiente desde hacía unos días y hoy se ha hecho público el cese del mencionado directivo, muy valorado en el sector.  Aunque la salida tiene apariencia amistosa, y puede que sea así, sin embargo circulan rumores fiables de que existía malestar y desacuerdo desde hacía tiempo con algunas decisiones unilaterales de Adolfo Utor, que no encajan en la estrategia innovadora de este profesional hábil y altamente eficiente.

Víctor Terricabras ha puesto en valor el potencial de crecimiento del transporte marítimo en las zonas donde opera Balearia y en la última década ha conseguido que los barcos de la naviera a la que ha pertenecido hayan incorporado una experiencia diferenciada en los servicios a bordo, tanto en lo que se refiere a la comodidad del viaje como al entretenimiento y la gastronomía, así como una política tarifaria agresiva y dinámica, lo que ha permitido fidelizar y aumentar la cartera de clientes.  

Como estratega hábil y visionario, Terricabras ha sabido jugar con aspectos que están al alza en la conciencia ciudadana, tales como la renovación y la ecoeficiencia de la flota y la sostenibilidad del medio ambiente, aunque en la práctica este capítulo lo haya conseguido a medias; el contacto directo con los grupos de interés, principalmente clientes, administraciones y proveedores, lo cual ha generado confianza y sinergias para emprender nuevos proyectos. Y, además, ha estado muy pendiente de conocer las mejores prácticas en otros sectores, de modo todo ello les ha ayudado a innovar en sus servicios y mantener su reconocida competitividad.  

Víctor Terricabras conoce la importancia que tiene aplicar la transformación digital en el modelo de negocio de Balearia y su encaje en la propuesta de valor. La tecnología facilita la interacción con los diferentes tipos de clientes, les ofrece una personalización real de los servicios y consigue que el producto que están comprando esté definido para cada uno de ellos. A nivel de gestión, la medición constante de indicadores en diferentes ámbitos de la compañía, y la toma de decisiones ha servido para mejorar la eficiencia de la empresa, cuyo ideólogo nato y gestor efectivo tiene nombre y apellidos. Con su salida se cierra un ciclo en la cúpula de Balearia, pero no es menos cierto que con él se va también su estela provechosa, convertida en una excelente tarjeta de presentación futura.

Foto: @twitter

Anterior artículo

Las inquietudes de Adelino José Torres Pérez (1944-1972)

Siguiente artículo

Guillermo Alomar asume la dirección de Balearia en Baleares