De la mar y los barcosDestacado

A propósito del viaje de uranio a bordo del buque “Galeona”

He leído en la página web puentedemando.com un artículo de Juan Cárdenas Soriano, que fue oficial y jefe de máquinas de Compañía Trasatlántica, titulado “Un viaje para olvidar acaecido a bordo del buque Galeona”, sobre el que quiero hacer una serie de consideraciones, pues me ha llamado mucho la atención e incluso causado extrañeza. 

Yo embarqué en el buque “Galeona” en abril de 1972, cuando estaba recién entregado, bajo el mando del capitán don Francisco Onzáin y siendo su primer oficial don Francisco Bilbeny Costa, por entonces soltero. En el mes de junio siguiente transportamos contenedores de un tamaño no standard que contenían U-235 para la central nuclear de Santa María de Garoña, situada en la provincia de Burgos.

Ese transporte fue totalmente legal, documentado y con publicidad, ya que en los muelles, además del personal de la Junta de Energía Nuclear dotado de sus equipos, también estaban presentes periodistas de TVE y de los periódicos locales de entonces (“El Correo Español” y “Gaceta del Norte”). Guardo recortes de prensa al respecto. Todos los oficiales sabíamos lo que transportábamos desde que los contenedores fueron embarcados en Estados Unidos.

Los contenedores estaban marcados con pegatinas con el símbolo de material radiactivo, como se puede comprobar en las fotos que adjunto. El material procedía de la planta de San José en California, propiedad de General Electric. Esta empresa fue la que diseñó, fabricó el reactor y las instalaciones de la central española. Los contenedores, como también se puede ver en las fotos, llevaban dicho emblema.

En su artículo, Juan Cárdenas Soriano dice que embarca por primera vez en el “Galeona” a finales de 1973, por lo que está claro que él no estaba en ese transporte de uranio. Mi pregunta es ¿cuándo fue el suyo? Además, yo no le recuerdo de mi embarque en el “Galeona”, que estaba recién estrenado, como ya he comentado. En segundo lugar,  en mi viaje del uranio (el “material energético”, que lo era) éste fue descargado en el puerto de Santurce y no en Santander. El muelle estaba tomado por la guardia civil, pero eso era por “otra historia”.

Quiero suponer que Juan Cárdenas Soriano debió tener otro viaje con carga de uranio, pero que el capitán Onzáin no se enterase me extraña muchísimo. Que los contenedores no llevaran el símbolo de la radioactividad directamente no me lo creo, ya que habían sido cargados en puerto americano y solo hay que saber cómo son los “surveyor” de allí en materia de regulaciones.

También me choca que un oficial de máquinas como Juan Cárdenas Soriano desconozca el emblema de General Electric, con la cantidad de equipos de esta marca tan célebre que hay a bordo en los barcos.

Nada más. Muchas gracias por la atención prestada y un cordial saludo desde la ciudad de Santander.

El material radiactivo, en un trailer al costado del "Galeona"
El material radiactivo, en un trailer al costado del “Galeona”
El capitán Onzáin, de uniforme, junto a la escotilla de la bodega en la que se estibó el material radiactivo
El capitán Onzáin, de uniforme, junto a la escotilla de la bodega en la que se estibó el material radiactivo
Contenedores no standard que contenían el uranio U-235
Contenedores no standard que contenían el uranio U-235

Fotos: Javier Lamelas Olarán

(*) Capitán de la Marina Mercante

Anterior artículo

El buque “Volcán de Taburiente” retorna este fin de semana

Siguiente artículo

Contenemar y el último “Teresa del Mar” (2003-2010)