De la mar y los barcosDestacado

A bordo del petrolero “Castillo de Bellver” (1978-1983)

En enero de 1977 la Empresa Nacional Elcano recibió instrucciones del Instituto Nacional de Industria (INI), para hacerse cargo del cuarto petrolero de la serie de 270.000 TPM, cuyo contrato había sido rescindido por sus armadores originales, una sociedad formada por Ybarra y Marítima del Norte. El precio se fijó en 2.700 millones de pesetas y el buque se encontraba a flote e inacabado en la factoría de Astilleros Españoles, Puerto Real, Cádiz, por lo que se reactivaron los trabajos para su armamento final. Entonces entró de nuevo en el dique seco donde permaneció hasta pasado el verano, fase en la que, entre otros trabajos, le fue instalada la hélice, la pala del timón y también fue pintado su nombre en amuras y el espejo de popa. Inscrito en la matrícula naval de Cádiz, fue puesto de nuevo a flote para obras de remate hasta la celebración el 14 de diciembre siguiente de las pruebas de mar y entrega oficial. 

El 28 de enero de 1978 entró en servicio bautizado con el nombre de “Castillo de Bellver” y fletado en time chárter a Enpetrol. Su primer viaje lo hizo a la terminal de Fateh Dubai, bajo el mando del capitán Luis M. Escondrillas Damborenea y el jefe de máquinas Antonio Sos Valenciano, ambos veteranos y experimentados oficiales de la flota de Elcano.

Con algunas variaciones en el diseño de la superestructura, las características del nuevo buque eran análogas a las de sus predecesores “Castillo de Salvatierra” y “Castillo de Tamarit”. Clasificado por el Lloyd’s Register of Shipping con la máxima anotación +100A1, cumplía con todos los reglamentos en el momento de su entrega y las recomendaciones IMCO para petroleros. Eran buques de una sola cubierta sin castillo, dos mamparos longitudinales y superestructura de seis cubiertas de alojamiento y puente de mando. La chimenea, exenta, alcanzaba aproximadamente la misma altura del palo de señales, situado sobre el techo del puente.

Los tres buques disponían de alojamiento para 45 tripulantes en camarotes individuales con baño incorporado, así como un camarote y sala anexa para el armador y dos camarotes dobles para alumnos en prácticas, equipados con tomas de radio y televisión. Todos los espacios públicos y privados estaban dotados de aire acondicionado; salones y espacios de descanso ofrecían un amplio estándar de habilitación, incluyendo biblioteca, gimnasio, cine y enfermería-hospital. A popa disponía de un piscina y a proa, a la banda de estribor de la cubierta principal, una zona señalizada para helipuerto.

Siete meses después de su entrega, en agosto de 1978 se produjo un incidente de importancia cuando el buque se encontraba descargando en la terminal de Escombreras. Una sobrepresión en un tanque al lastrar provocó grietas en la cubierta cuando todavía quedaban por descargar unas 30.000 toneladas de crudo. Entonces hubo suerte y no se produjeron víctimas, aunque el petrolero permaneció varios meses fuera de servicio mientras reparaba amarrado en la factoría de AESA en Cádiz.

Cinco años después, a mediados de 1983 se produjo la pérdida total del buque a consecuencia de un grave accidente que acaparó un gran interés informativo y tuvo una amplia repercusión en los medios profesionales. En el siguiente enlace, el lector encontrará más detalles:  El infierno del petrolero “Castillo de Bellver”, 35 años después.

De 138.320 toneladas brutas, 104.430 toneladas netas y 271.488 toneladas de peso muerto, medía 334 m de eslora total –315 m de eslora entre perpendiculares–, 55 m de manga, 27 m de puntal y 20,42 m de calado máximo. Disponía de una capacidad de carga de 315.268 metros cúbicos en 20 tanques y estaba propulsado por dos turbinas de vapor General Electric MST-14 –fabricadas, bajo licencia, en los talleres de AESA en Bilbao–, que tomaban vapor de dos calderas Combustion Engineering V2M8-7  –fabricadas, bajo licencia, en la Fábrica San Carlos, Cádiz–, diseño de automación de la firma italiana Termokimik y desarrollaba una potencia de 36.000 caballos sobre un eje, que le permitía mantener una velocidad de 15,7 nudos. Como equipo novedoso, el generador de emergencia estaba accionado por una turbina de gas Kongsberg. Código IMO 7386477.

Los petroleros "Castillo de Tamarit" y "Castillo de Salvatierra", en fase de construcción y armamento a flote
Los petroleros “Castillo de Tamarit” y “Castillo de Salvatierra”, en fase de construcción y armamento a flote
Cubierta principal a la altura del manifold, donde comenzó el incendio que acabó con su existencia
Cubierta principal a la altura del manifold, donde comenzó el incendio que acabó con su existencia
Vista de la cubierta principal desde proa
Vista de la cubierta principal desde proa
Vista de la cubierta principal desde el puente de mando
Vista de la cubierta principal desde el puente de mando
Panorámica de la consola de control de la sala de máquinas
Panorámica de la consola de control de la sala de máquinas
Vista parcial del cuadro eléctrico del petrolero "Castillo de Bellver"
Vista parcial del cuadro eléctrico del petrolero “Castillo de Bellver”
Antonio Sos Valenciano, primer jefe de máquinas del petrolero "Castillo de Bellver"
David Antonio Sos Valenciano, primer jefe de máquinas del petrolero “Castillo de Bellver”
Antonio Caamaño Bouzas, ante la consola de control de la sala de máquinas
Antonio Caamaño Bouzas, segundo oficial, ante la consola de control de la sala de máquinas
Cámara de oficiales del petrolero "Castillo de Bellver". Juan Manuel Pérez Rodríguez (centro), de pie
De izquierda a derecha, de pie: Antonio Molinero Gutiérrez (segundo oficial de puente) y Juan Manuel Pérez Rodríguez (primer oficial de máquinas). Sentados: Roberto García Muro (primer oficial de puente), Ramón Capdevila Vallverdú (técnico electricista), José Lamas Cueto (segundo oficial de máquinas), Alfonso Bandín Vélez (segundo oficial de máquinas, desaparecido en el hundimiento del buque), María de los Ángeles, esposa de José Lamas Cueto; Constante Vázquez Lorenzo (jefe de máquinas, fallecido en edad temprana) y Edmundo Caro Hernández (oficial radioelectrónico).
Juan Manuel Pérez Rodríguez, primer oficial de máquinas del petrolero "Castillo de Bellver"
Juan Manuel Pérez Rodríguez, primer oficial de máquinas del petrolero “Castillo de Bellver”
La sección de popa del petrolero "Castillo de Bellver·, en el plano expuesto en el buque
La sección de popa del petrolero “Castillo de Bellver·, en el plano expuesto en el buque
Plano de la sección transversal del petrolero "Castillo de Bellver"
Plano de la sección transversal del petrolero “Castillo de Bellver”

Fotos: cedidas

Anterior artículo

La huelga de Ryanair afecta a 14.000 pasajeros en España

Siguiente artículo

El buque de asalto “Atlántico”, en Las Palmas, camino de Brasil